El Colegio Americano de Pediatras desacredita la ideología de género: «Hace daño a los niños»

Fuente: Relingionenlibertad

El Colegio de Pediatras de Estados Unidos ha dado a conocer una declaración, firmada por su presidenta y su vicepresidente y por uno de los más eminentes pediatras del país, titulada La ideología de género hace daño a los niños. (Ver abajo el texto completo traducido.) En ella urgen a «educadores y legisladores» a «rechazar todas las políticas que condicionen a los niños para aceptar como normal una vida de suplantación química o quirúrgica de su sexo por el sexo opuesto». «Son los hechos y no la ideología», afirman, «quienes determinan la realidad», esto es, que «la sexualidad es un rasgo biológico objetivo».

La declaración lleva fecha de 21 de marzo, cuatro días después de que la Asamblea de Madrid aprobase la Ley de Identidad y Expresión de Género e Igualdad Social y no Discriminación, que camina en dirección exactamente opuesta a la que señalan con fundamentos científicos los tres firmantes del documento: la presidenta de la Asociación Americana de Pediatría, Michelle A. Cretella; su vicepresidente y endocrinólogo pediátrico,Quentin Van Meter; y el psiquiatra Paul McHugh, antiguo jefe del servicio de Psiquiatría del Hospital Johns Hopkins, uno de los más prestigiosos centros médicos de Estados Unidos tanto desde el punto de vista clínico como de investigación.

La publicación de esta importante declaración científica de los principales especialistas pediátricos norteamericanos coincide en el tiempo y en los criterios últimos con lasReflexiones pastorales de los obispos de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Pla, y Getafe, Joaquín María López de Andújar y José Rico Pavés, sobre la citada ley madrileña. Se da así una coincidencia de los criterios científicos expuestos por la Asociación Americana de Pediatría con los criterios morales expuestos por los tres prelados. En última instancia, éstos declaraban la ley «injusta» y que «a nadie obliga en conciencia» precisamente por el perjuicio que señalan los científicos. (Fueron acusados de «transfóbicos» e incitadores al odio por el lobby LGTB, creándose en contrapartida un manifiesto de adhesión a los obispos.)

A continuación reproducimos, traducido al español, el texto completo de la declaración de la Asociación Americana de Pediatría sobre la ideología de género. Se trata, advierten, de «una declaración temporal con referencias» y anuncian para este verano una «declaración completa». Incluimos al final la relación completa de las referencias científicas citadas por los autores en respaldo de sus afirmaciones.

La ideología de género hace daño a los niños
El Colegio Americano de Pediatras urge a los educadores y legisladores a rechazar todas las políticas que condicionen a los niños para aceptar como normal una vida de suplantación química o quirúrgica de su sexo por el sexo opuesto. Son los hechos, y no la ideología, quienes determinan la realidad.

1. La sexualidad humana es un rasgo biológico objetivo binario: XY y XX son marcadores genéticos saludables, no los marcadores genéticos de un trastorno. La norma del diseño humano es ser concebido como hombre o como mujer. La sexualidad humana es binaria por definición, siendo su finalidad obvia la reproducción y crecimiento de nuestra especie. Este principio es evidente por sí mismo. Los extraordinariamente raros trastornos del desarrollo sexual, entre ellos la feminización testicular [o síndrome de insensibilidad de los andrógenos, n.n.] y la hiperplasia suprarrenal congénita, son desviaciones de la norma sexual binaria, todas ellas médicamente identificables y directamente admitidas como trastornos del diseño humano. Los individuos con trastornos del desarrollo sexual no constituyen un tercer sexo{1}.

2. Nadie nace con un género. Todos nacemos con un sexo biológico. El género (la conciencia y sentimiento de uno mismo como hombre o mujer) es un concepto sociológico y psicológico, no un concepto biológico objetivo. Nadie nace con conciencia de sí mismo como hombre o mujer; esta conciencia se desarrolla con el tiempo y, como todos los procesos de desarrollo, puede desviarse a consecuencia de las percepciones subjetivas del niño, de sus relaciones y de sus experiencias adversas desde la infancia. Quienes se identifican como «sintiéndose del sexo opuesto» o como «algo intermedio» no con forman un tercer sexo. Siguen siendo hombres biológicos o mujeres biológicas{2},{3},{4}.

3. La creencia de una persona de que él o ella es algo que no es constituye, en el mejor de los casos, un signo de pensamiento confuso. Cuando un niño biológicamente sano cree que es una niña, o una niña biológicamente sana cree que es un niño, existe un problema psicológico objetivo en la mente, no en el cuerpo, y debe ser tratado como tal.

Estos niños padecen disforia de género. La disforia de género, antes denominada trastorno de identidad de género, es un trastorno mental así reconocido en la más reciente edición del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-V){5}. Las teorías psicodinámicas y de aprendizaje social sobre la disforia de género o trastorno de identidad de género nunca han sido refutadas{2},{4},{5}.

4. La pubertad no es una enfermedad, y los bloqueadores hormnales pueden ser peligrosos. Reversibles o no, los bloqueadores hormonales inducen un estado de enfermedad -la ausencia de pubertad- e inhiben el crecimiento y la fertilidad en un niño que antes era biológicamente sano{6}.

5. Según el DSM-V, hasta un 98% de niños con género confuso y hasta un 88% de niñas con género confuso aceptan finalmente su sexo biológico tras pasar la pubertad de forma natural{5}.

6. Los niños que utilizan bloqueadores hormonales para reasignación de sexo necesitarán hormonas cruzadas al final de la adolescencia. Las hormonas cruzadas (testosterona y estrógenos) se asocian con riesgos para la salud, entre ellos hipertensión, coágulos de sangre, derrame cerebral y cáncer{7},{8},{9},{10}.

7. Las tasas de suicidio son veinte veces mayores entre los adultos que utilizan hormonas cruzadas y sufren cirugía de reasignación de sexo, incluso en Suecia, que se encuentra entre los países con mayor respaldo LGBT{11}. ¿Qué persona compasiva y razonable condenaría a ese destino a chicos jóvenes sabiendo que tras la pubertad hasta un 88% de las chicas y un 98% de los chicos aceptarán la realidad y alcanzarán un estado de salud física y mental?

8. Condicionar a los niños a creer que es normal estar toda la vida sustituyendo química y quirúrgicamente su propio sexo por el opuesto constituye un abuso infantil. Respaldar la discordancia de género como algo normal a través de la educación pública y de las políticas legales confundirá a hijos y padres, llevando a muchos niños a acudir a «clínicas de género» donde les administren fármacos bloqueadores hormonales. Esto, a su vez, virtualmente asegura que ellos «elegirán» recibir hormonas cruzadas cancerígenas o de un modo u otro tóxicas, y probablemente considerarán innecesariamente, cuando sean adultos jóvenes, la mutilación quirúrgica de sus órganos sanos.

Referencias:
{1} Consortium on the Management of Disorders of Sex Development, Clinical Guidelines for the Management of Disorders of Sex Development in Childhood, Intersex Society of North America, 25-3-2006.

{2} Kenneth J. Zucker y Susan J. Bradley, “Gender Identity and Psychosexual Disorders”, enFocus. The Journal of Lifelong Learning in Psychiatry, vol. III, nº 4, otoño de 2005 (págs. 598-617).

{3} Neil W. Whitehead, “Is Transsexuality biologically determined?”, en Triple Helix, otoño de 2000, págs. 6-8; véase también Neil W. Whitehead, “Twin Studies of Transsexuals” (descubre discordancias).

{4} Sheila Jeffreys, Gender Hurts: A Feminist Analysis of the Politics of Transgenderism, Routledge, Nueva York, 2014, págs.1-35.

{5} American Psychiatric Association, Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, 5ª edición, Arlington (Virginia), American Psychiatric Association, 2013 (págs. 451-459). Véase a partir de la página 455 los índices de persistencia de la disforia de género. [La cita se refiere a la edición norteamericana. Para la edición española, pincha aquí.]

{6} Wylie C. Hembree et al, «Endocrine treatment of transsexual persons: an Endocrine Society clinical practice guideline», en The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism,2009 (94), 9, págs. 3132-3154.

{7} Michelle Forcier y Johanna Olson-Kennedy, “Overview of the management of gender nonconformity in children and adolescents”, en UpToDate, 4 de noviembre de 2015.

{8} Eva Moore, Amy Wisniewski y Adrian Dobs, “Endocrine treatment of transsexual people: A review of treatment regimens, outcomes, and adverse effects”, en The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, 2003; 88(9), págs. 3467-3473.

{9} FDA (Federal and Drug Administration), comunicación sobre la seguridad de productos de la testosterona.

{10} Organización Mundial de la Salud, clasificación de los estrógenos como cancerígenos.

{11} Cecilia Dhejne et al, “Long-Term Follow-Up of Transsexual Persons Undergoing Sex Reassignment Surgery: Cohort Study in Sweden”, en PLoS ONE, 2011, 6(2). Trabajo del departamento de Neurociencia Clínica, división de Psiquiatría, Instituto Karolinska, Estocolmo.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos vs Costa Rica.

Fuente: Early Institute

La CoIDH vs Costa Rica
Un atentado a la soberanía.

El 28 de noviembre de 2012, al resolver el caso conocido como Artavia Murillo vs Costa Rica, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH), condenó a Costa Rica por violaciones a los derechos humanos. La sentencia se sustenta en la prohibición que hizo el Estado a un determinado grupo de personas respecto a la utilización de la fertilización in vitro (FIV) como método de reproducción[1].

En concreto, la CoIDH ordenó a Costa Rica dos cosas:

1.-adoptar las medidas necesarias para dejar sin efectos la prohibición de la FIV y,
2.-garantizar la no repetición del acto, el tratamiento psicológico adecuado a las víctimas y el pago de una indemnización compensatoria

Desde la emisión de la sentencia, el Estado de Costa Rica había reportado una serie de iniciativas que se encontraban en la Asamblea Legislativa, al considerar que esta era la vía idónea para dar cumplimiento a lo ordenado por la CoIDH. Sin embargo, se trata de un tema sensible en la política local, en el que distintos grupos tienen desacuerdos sustanciales que les impiden llegar a un consenso.

Ante la falta de aprobación de una ley por parte del legislativo, la presidencia emitió el Decreto Ejecutivo No. 39210-MP-S, denominado “Autorización para la realización de la técnica de reproducción asistida Fertilización in Vitro y Transferencia Embrionaria”, mediante el que pretendía dar cumplimiento a la sentencia y permitir la realización de esta técnica, como una forma de garantizar el derecho a la salud sexual y reproductiva de las personas con infertilidad. Sin embargo, el 3 de febrero de este año, el decreto fue declarado inconstitucional al considerar que el Ejecutivo extralimitó sus facultades legislativas e invadió la esfera de competencias de la Asamblea.

Bajo estas circunstancias, en la última audiencia celebrada en el caso Artavia Murillo vs Costa Rica el pasado 26 de febrero, la CoIDH no sólo determinó que las autoridades costarricenses no han cumplido cabalmente con la sentencia, sino que además, señaló directamente a la Sala Constitucional por desconocerla y obstaculizar su cumplimiento[2]. Motivo por el que decidió invalidar la resolución de la Sala y devolver la validez y vigencia al Decreto Ejecutivo No. 39210-MP-S.

Lo anterior significa que la CoIDH ha obligado a Costa Rica, en la revisión del cumplimiento de una sentencia, a tomar como válido un Decreto Ejecutivo inconstitucional, vulnerando el actuar de la Sala Constitucional como último revisor de la constitucionalidad de los actos de autoridad del Estado costarricense.

Cabe aclarar que su inconstitucionalidad no se dio por violaciones de Derechos Humanos, sino por violentar los principios de división de poderes y de reserva de ley. Principios que garantizan la representatividad e impiden la arbitrariedad en la toma de decisiones.

En su resolución, la CoIDH afirmó que ante la falta de actividad del Legislativo, tocaba al Ejecutivo tomar cartas en el asunto y dar cumplimiento a la sentencia. Sin embargo, no corresponde a la Corte, como tribunal internacional de Derechos Humanos, determinar las facultades de los poderes de un Estado, o decidir si para la regulación e implementación de los Derechos Humanos se requiere de un acto administrativo o legislativo. Ello corresponde únicamente a la Constitución y, ante conflictos en su aplicación, al tribunal nacional competente de su interpretación.

Por otro lado, el reconocer la facultad sustitutiva a un Poder Ejecutivo de legislar ante la omisión de un Legislativo sería inaudito en cualquier sistema que se jacte de ser constitucional y democrático, pues todo acto reglamentario o administrativo del Ejecutivo debe de estar fundamentado en una Ley.

Además, la justificación de requerir un acto legislativo para cumplir con lo ordenado en la sentencia es perfectamente razonable si se considera que se trata de la implementación y ponderación de los Derechos Humanos involucrados, las facultades legislativas de la Asamblea a legislar en materia de salud y la necesidad de disposiciones presupuestales, que también deben estar fundamentados en Ley.

Como lo menciona el Juez Vio Grossi, única voz disidente en la resolución que se comenta, con estas decisiones la Corte viola de manera flagrante el principio de Derecho Internacional de no injerencia o no intervención[3], que parte del concepto de soberanía estatal y obliga a los demás Estados y organismos internacionales a no interferir en los procesos democráticos y constitucionales internos de los Estados[4], como lo son las relaciones entre sus Poderes y los procesos legislativos.

Por tanto, se considera que la decisión de la Corte ha sido arbitraria porque:

1.-se arroga facultades que no le han sido atribuidas y
2.-se violentan los principios que la rigen, así como el propio artículo segundo de la Convención Americana de los Derechos Humanos (CADH)[5].

Sin duda alguna se trata de un precedente peligroso que de pasar desapercibido, dejaría la puerta abierta para futuras intervenciones directas e invasivas. Cualquier tribunal que actúe en abuso de su poder, cualquiera que sea la fuente de éste y cualquiera que sea su finalidad, debe ser señalado y rectificado en pos de una adecuada impartición de justicia.

[1] Es importante subrayar que la prohibición surge a partir de una resolución de la Sala Constitucional de la Corte Suprema costarricense, al declarar inconstitucional un decreto que regulaba dicha técnica.
[2] Artavia Murillo y otros vs. Costa Rica. Supervisión de Cumplimiento de Sentencia. Resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de 26 de febrero de 2016. Considerando 14.
[3] Artavia Murillo y otros, supra. Voto individual disidente del Juez Eduardo Vio Grossi. Párrafo 54.
[4]Corte Internacional de Justicia. Caso de las Actividades Paramilitares en y contra Nicaragua (Nicaragua vs. Estados Unidos). 26 de noviembre de 1984. Parágrafo 207.
[5] En dicho artículo se establece que los Estados Partes adoptarán, con arreglo a sus procedimientos constitucionales, las medidas legislativas o de otro carácter que sean necesarias para hacer efectivos los derechos y libertades que se establecen en la Convención mencionada.

¿ABORTO POR VIOLACIÓN?

Por Germán Ambrosio M.

El aborto justificado en casos de violación es de las falacias más frecuentemente usadas como herramienta de adoctrinamiento para defender y perpetuar como “lícito” el negocio multimillonario de la matanza de bebés no nacidos, que es lo que se realiza en el aborto. Dentro de una campaña bien orquestada, se escucha en distintos medios de comunicación entrevistas o cápsulas donde se dan a conocer cifras manipuladas que buscan crear en la audiencia la aprobación del aborto; de entrada siempre usan el eufemismo “ILE” (Interrupción Legal del Embarazo) que es simplemente asesinar al niño por nacer, y mencionan cifras donde por ejemplo se dice que de cada 10 mujeres que abortan 4 de ellas, lo hacen porque han sufrido una violación.

Ciertamente una violación es un hecho trágico que nadie le desea vivir a ninguna mujer, más ello no implica ni es justificación para que se persiga al inocente en el vientre materno dictándole sentencia de muerte automática. Recordemos que nuestra dignidad como seres humanos, que lo somos ya desde el momento de nuestra concepción, seres humanos en desarrollo, así como el derecho a la vida en ningún momento se ven disminuidos debido a las circunstancias y el contexto en que fuimos concebidos, es decir, no tenemos menos derecho a vivir o ninguno, porque hayamos sido concebidos producto de una relación de adulterio, de un caso de acoso sexual, o de trata de blancas y prostitución, o simplemente porque hayamos sido no deseados.

Al querer argumentar que porque la mujer ha sido embarazada en un caso de violación, y apelar a la compasión que se debe tener a toda mujer que es agredida en estas circunstancias, es suficiente para decir que darle muerte a su hijo por nacer es algo lícito, es un error y en todo caso esta compasión natural por quien sufre un hecho violento, al manipularla para justificar lo injustificable, se vuelve en una falsa compasión y esta es la razón por la que se convierte en una falacia, sabiendo que una falacia es una mentira que parece verdad. ¿Se dan cuenta del engaño?

Al lanzar spots publicitarios que contengan argumentos manipulados como el que estamos comentando buscan masificar a la población en una mentalidad abortista y antinatalista. De hecho, nunca escucharemos a los pro aborto mencionar qué es lo que se debe hacer con el violador, para que no vuelvan a ocurrir casos violentos y no exista la posibilidad de que mujeres sigan siendo violentadas dos veces: la primera por su agresor sexual y la segunda en el proceso del aborto, y los daños que implica el síndrome post aborto. Ciertamente se debe pensar también en el inocente no nacido, que por cierto nadie se pregunta qué sexo tiene el bebé por nacer, porque si es femenino, ¿por qué las mujeres pro aborto que dicen defender a la mujer, no defienden a la mujer más indefensa que es la que está en el vientre materno? ¿Curioso no?

Aborto y anticoncepción siempre van unidos, son dos ejes fundamentales de la industria abortista, y de la agenda anti natalista internacional, por eso existen tales campañas en nuestros países, buscando que desde temprana edad se instruya a nuestros hijos al uso del condón y de anticonceptivos, que brindan una falsa seguridad, y los mete en una espiral de fallos, y errores que llegan muchas veces a lamentar el resto de sus vida. Por eso si falla el condón o los anticonceptivos (y saben de antemano que fallarán) te ponen enseguida a tu alcance el aborto legal: ¡Negocio redondo!

Negocio que recién hemos llegado a saber, ve incrementadas sus ganancias por la venta de órganos de bebés abortados tal como lo hace la trasnacional, abortista y multimillonaria Planned Parenthood

Considerando los intereses mezquinos que mueven a los gobiernos con sus “políticas poblacionales” e instituciones de salud, así como industrias farmacéuticas y abortistas que implementan estas campañas que mal informan a la sociedad, y que por lo visto continuarán. Lo que podemos hacer y debemos hacer para contrarrestar esto, es desde el hogar informar y educar de forma adecuada a nuestros hijos en una sexualidad sana, que es la que tiene como base el respeto a uno mismo, a su cuerpo y dignidad y que a su vez lleva a respetar al prójimo, no viéndolo como objeto; debemos educar en la castidad y en la abstinencia. Hacer ver a nuestros jóvenes que adelantarse a vivir algo que es exclusivo y adecuado solamente dentro del contexto del matrimonio, sólo trae dolores de cabeza, sino lo hacemos así seguiremos viendo como el gobierno y los promotores del libertinaje sexual y el aborto ensucian la mente de nuestros hijos.

Debemos estar bien alertas a lo que escuchamos y vemos en medios de comunicación que difunden sin el menor escrúpulo ideas manipuladas, saber qué conceptos como “salud reproductiva” “ILE” “Derecho a decidir” “Libertad de género” “derechos reproductivos”, solo son lobos con piel de oveja, que buscan destruir la vida, la dignidad del ser humano y la familia .

Información y formación es lo que nos ayudará a hacer la diferencia y hacernos inmunes a tales ataques ideológicos malintencionados.

La CEPAL contraria a la familia

CEPAL. 2ª Conferencia Regional. México DF. Oct 2015.
Del 6 al 9 de octubre tendrá lugar en México DF la revisión del llamado Consenso de Montevideo de la Comisión Económica para América latina y Caribe, CEPAL, organismo dependiente de Naciones Unidas.

El llamado consenso de Montevideo fue el documento aprobado en la reunión mantenida del 12 al 15 de agosto de 2013. El objetivo de la reunión de México es evaluar los avances y replanificar objetivos.
El documento de trabajo censura lo que –a su juicio- son retrocesos ,“síntomas de estancamiento y retroceso en la región”. Citamos textualmente:

  • • Resurgimiento de discursos conservadores: oposición del aborto, exaltación de la familia
  • • La ideología de la familia como valor ha florecido el resurgimiento de la alianza entre los sectores más conservadores
    • Resurge con éxito la oposición al aborto
  • Los derechos sexuales y reproductivos siguen siendo una asignatura pendiente limitando fuertemente la autonomía de la mujer.

En su opinión, las “restricciones a los derechos reproductivos de los adolescentes” supone una “imposición de la maternidad no deseada”

El informe también lamenta que en Chile, El Salvador, Honduras, Nicaragua y República Dominicana “el aborto no haya sido despenalizado en todas sus circunstancias”.

Entre los informes nacionales, Bolivia se queja de que los obstáculos que encuentra para implantar su plan integral de prevención del embarazo adolescente:

“La Iglesia católica limita las posibilidades de ejercer los derechos sexuales y reproductivos”
Por su parte, Chile, señala que su primer reto es la despenalización del aborto:

“El régimen legal prohibitivo importa la negación de los Derechos Humanos de las Mujeres”

Entre lo que consideran éxitos y avances destacan la ley de identidad de género en Argentina y el matrimonio entre personas del mismo género en Argentina, Uruguay, Colombia y Brasil.

También se felicitan por la legalización del aborto en Uruguay en el 2012 y por la sentencia T.-841 de la Corte colombiana que permite el aborto bajo el supuesto de “daños a la salud mental” de la madre.

Entre los objetivos para la agenda del futuro se encuentra el acceso universal a la salud sexual y reproductiva (eufemismo de aborto) y a los métodos anticonceptivos.

Además, el feminismo debe avanzar “promoviendo la democracia dentro de la propia familia, con políticas de derechos de todos sus miembros, incluída la política de libertad sexual”.

Incluso llegan a asegurar que para el desarrollo no es necesaria la familia, pero sí la perspectiva de género:

“El desarrollo económico y democrático, la estabilidad política, la generación de empleo y la promulgación de leyes son condiciones para el desarrollo siempre y cuando dicho proceso integre la perspectiva de género”.

Sin duda se trata de una agenda con un marcado sesgo ideológico, que en lugar de reconocer el derecho a la vida y el apoyo social a las mujeres con embarazos en dificultad, defienden el descarte de la vida ‘incómoda’.

En lugar de defender la familia como célula básica de la sociedad y factor de estabilidad y desarrollo, la consideran una “ideología” y una amenaza.

Por supuesto no es lo que piensa la sociedad latinoamericana ni sus jóvenes. Muéstrales tu oposición.

Esta es –textualmente- una de las conclusiones que se llevarán a una cumbre latinoamericana que comienza mañana martes en México DF: aborto y ‘matrimonio’ entre personas del mismo sexo.

Incluso dicen que para garantizar el desarrollo hacen falta políticas «con perspectiva de género”. ¿No será que hacen falta políticas con «perspectiva de familia”?

En definitiva: pretenden imponer la agenda destructora del derecho a la vida y de la familia en todos nuestros países.

El documento de trabajo censura lo que –a su juicio- son retrocesos, «síntomas de estancamiento y retroceso en la región”. Te cito textualmente:

• Resurgimiento de discursos conservadores: oposición del aborto, exaltación de la familia
• La ideología de la familia como valor ha florecido el resurgimiento de la alianza entre los sectores más conservadores
• Resurge con éxito la oposición al aborto
• Los derechos sexuales y reproductivos siguen siendo una asignatura pendiente limitando fuertemente la autonomía de la mujer.
• En su opinión, las «restricciones a los derechos reproductivos de los adolescentes” supone una «imposición de la maternidad no deseada”
• Observo que en lugar de defender el derecho a la vida y promover política sociales de apoyo a la maternidad, defienden el derecho al aborto, que como sabe, no está recogido en ningún tratado internacional.
• Observo también que en lugar de defender y promover a la familia como célula básica de la sociedad y factor de desarrollo y estabilidad, la consideran una “ideología conservadora”.
• En lugar de promover leyes y políticas con perspectiva de familia, promueven leyes y políticas con perspectiva de género.
• Si de verdad quieren comprometerse con el futuro de la región, su desarrollo económico, social y democrático, necesariamente deberán de hacerlo con las familias sin descartar a nadie.
• Si su agenda permanece en posiciones ideológicas estrechas, quiero que sepa que no me representa.

Mitos equivocados sobre la eutanasia.

1,509 Palabras. Tiempo de lectura 6:00 aproximadamente.

Los padres deben conocer, para explicar a sus hijos, que la eutanasia no siempre resulta una forma rápida, indolora y segura para morir, pues suelen surgir muchas e irreversibles complicaciones muy negativas para el enfermo.

Según la ética y la deontología médica, no es lo mismo la eutanasia activa, que el suicidio asistido y la sedación en la agonía. En la eutanasia se busca deliberadamente la muerte inmediata. En la sedación, dentro de los cuidados paliativos, se busca conseguir, con la dosis mínima necesaria de fármacos, un nivel de conciencia en el que el paciente no sufra, ni física, ni emocionalmente, al tener que enfrentarse con el dolor y la angustia, de las últimas fases del proceso de la muerte biológica, aunque de forma indirecta, pudiera acortar la vida.

No es importante discutir los diferentes conceptos de “eutanasia activa” “eutanasia pasiva”, “eutanasia directa” o “eutanasia indirecta” pues la terminología es secundaria, frente a lo que es matar, a pesar de que haya una supuesta aceptación manifiesta de la víctima.

En los países donde está autorizada la eutanasia y el suicidio asistido (Bélgica, Holanda y en USA, Oregón, Washington, Montana y Vermont), cada uno con sus leyes especiales, se dan unas circunstancias muy preocupantes, debido a la desinformación malintencionada que existe. Desgraciadamente hay una tendencia que tiene muy difícil marcha atrás, a no ser que la información que reciban los posibles usuarios, sea más veraz.

Con la legalización de la eutanasia, en esos países y Estados:

Han aumentado las solicitudes para ejecutar la eutanasia.
Han aumentado los casos aprobados.
Han aumentado los criterios que siguen los médicos para autorizar las eutanasias.

Las personas con mayor probabilidad de solicitar la eutanasia, en los países donde está legalizada, son los que su vida ya no se considera valiosa, como: Los enfermos graves, los pobres, los ancianos, los incapacitados, los que tiene poca educación, los fácilmente manipulables, los pacientes prolongadamente aislados y los moribundos que representen beneficios o una fuerte carga económica, para sus familiares o el estado.

La soledad, la tristeza, la depresión, el sufrimiento, la vejez, el cansancio de vivir sin tener ningún aliciente y la falta de Fe, fueron los principales argumentos que alegaron, los que solicitaron la eutanasia o la muerte asistida, incluso sabiendo que no tendría ningún impacto positivo, en la mejora del final de su vida.

20 Argumentos y mitos equivocados, sobre la eutanasia y el suicidio asistido.

No tengo a ningún familiar o amigo a mi alrededor, que se interesen por mí, me han olvidado.

Estoy deprimido, angustiado, desesperado y con mucho miedo a perder mi autonomía y control.

Conocí a otros que solicitaron y les concedieron la eutanasia, a más del 80% de los que la solicitan, se la conceden.

Me han dicho que la eutanasia es una “muerte digna” para los que como yo, no tenemos “calidad de vida” y que debido a nuestras minusvalías, vivimos con sufrimiento.

Estoy cansado de la vida y sé que si pido que me practiquen la eutanasia, me la van a conceder, pues los encargados de autorizarlas, son los principales entusiastas de realizarlas.

Pertenezco a lo que se llama grupos vulnerables, discriminados, de alto riesgo, bajo nivel educativo, pobreza, ancianidad, determinadas minorías, vivir en asilos, fragilidad mental, costosos tratamientos médicos, etc. Por lo que es muy probable que me la concedan.

Exijo a la sociedad, que elimine mis sufrimientos o que me aplique la eutanasia.

Todos los días me están presionando en el hospital para que la solicite, insistiendo en las ventajas de la eutanasia para mí y para mí familia.

Para mí es muy fácil argumentar, el concepto de “insoportable sufrimiento” y de que es imposible mejorarlo, aunque haya medicinas y tratamientos paliativos, que amortigüen casi totalmente el dolor.

Tengo miedo a poder llegar a tener dolores físicos insoportables.

Me creo que tengo el derecho a disponer de mi propia vida, como yo quiera.

No quiero llevar unas condiciones de vida humillante e indigna, delante de mis familiares y amigos.

No quiero aceptar que mis familiares y amigos sufran, participando o viendo mi mala calidad de vida.

No quiero que me prolonguen la vida, para ser un caso clínicamente interesante, y los médicos me puedan ir estudiando, mientras me voy muriendo.

No quiero que me asesinen mis familiares, para cobrar la posible herencia.

No quiero suicidarme, pues es muy difícil tener “éxito” al suicidarse. En USA hay anualmente unos 30,000 casos de suicidio, que terminan con “éxito”. Pero hay más de 100,000 intentos de suicidio, que no terminan con “éxito”, dejando en los que lo intentan, unas gravísimas secuelas de incapacidades y enfermedades, la mayoría de las veces irreversibles.

No tengo dinero para pagar los costos de seguir enfermo, y no quiero pedirlo ni a mi familia, ni a la sociedad.

Si me curan y me pongo bien, no tengo fuerzas para empezar una nueva vida.

He perdido mi independencia y dependo de otros para todas mis funciones, incluso las más elementales.

Soy libre y soberano, para decidir sobre lo que quiera hacer con mi vida. El médico no me ha dicho que estoy en una situación de desequilibrio, incapacidad mental o depresión, como para que no pueda tomar la decisión, supuestamente bien informada, que yo crea que a mí más me conviene.

La cultura del descarte, no contempla resolver los problemas que lo originan, ni crear programas para devolver la alegría de vivir, ni eliminar el concepto de soledad, a los que solicitan la eutanasia, la cual no es una forma digna de morirse, sino una perversión.

¿Serán las Iglesias, los gobiernos, los médicos, los hospitales, la familia o la sociedad civil, la responsable de solucionar este grave problema?

¿Será la sociedad en general la que quiere que se practique la eutanasia, para liberarse de los costos que suponen los ancianos, los enfermos en situación difícil o terminal, los niños con síndrome de Down o similar, etc.?

16 Argumentos para rechazar la eutanasia:

Cuando se está consciente, de que la eutanasia favorece una “pendiente peligrosa”, en contra del derecho a la vida.

Cuando consta que la eutanasia, se aplica también a los niños nacidos o no nacidos, que presenten minusvalías importantes.

Cuando se sabe que la eutanasia origina, que se niegue sistemáticamente tratamientos médicos costosos a determinados grupos sociales, practicando la eliminación de los “inútiles”.

Cuando la eutanasia presiona a los médicos, a poner fin a la vida de los pacientes graves, para no incurrir en más gastos y a los familiares de los enfermos, para cobrar las herencias.

Cuando todavía se tiene la confianza, en que la clase médica pueden y tienen la obligación de mejorar o aliviar la enfermedad.

Cuando haya pruebas que la eutanasia pervierte la ética y desincentiva la inversión, en cuidados paliativos y tratamientos para el dolor, prefiriendo matar al enfermo, antes que invertir en cuidados paliativos.

Cuando los medios de comunicación se han encargado de convencer a los enfermos, que los médicos están para curar o mitigar el dolor, y que cuando no lo pueden hacer o es muy caro hacerlo, la eutanasia es la única solución.

Cuando se sienten que ya no son libres, al aparecer los primeros síntomas de ansiedad, depresión mental o trastornos emocionales.

Cuando se es consciente de que la eutanasia, no es un derecho humano, ni está recogido en el Convenio Europeo de Derechos Humanos.

Cuando se dé cuenta que la eutanasia, puede ser una moda contagiosa, fomentada por los medios de comunicación, los familiares o las amistades, que la presentan con mucha insistencia, como una salida fácil para el enfermo.

Cuando se dé cuenta que está en un estado de ansiedad, depresión y terror hacia la muerte y que nadie le da ánimos, para seguir viviendo.

Cuando se da cuenta, de la fuerte dependencia e indefensión que tiene de sus médicos, cuidadores y medicinas.

Cuando se da cuenta de la pérdida de su dignidad como persona, y de los desagradables efectos secundarios, de los tratamientos médicos o medicinas.

Si empieza a pensar que los médicos y no la enfermedad, son los responsables de su muerte. Porque ellos deciden cuándo y cómo van a aplicarle la eutanasia.

Cuando empiezan a comprobar que los médicos, nunca le hablan de la eutanasia, pero la aplican a otros enfermos, sin dar ninguna información, pública o privada.

Cuando ya no es consciente de que no tiene la capacidad de decidir, si está consintiendo su propio asesinato.

Los que tanto aplaudieron, propagaron y presionaron, para que el crimen del aborto voluntario, fuera legal, ahora van a sufrir las consecuencias, en su propia vida, de la aplicación obligatoria de la eutanasia y el suicidio asistido legalizado. Aquellos polvos, trajeron estos lodos.

francisco@micumbre.com

Un muy mal proyecto en Chile

*Fuente: El Mercurio

Independiente de la posición que se tenga respecto del aborto, el actual proyecto que presenta el Ejecutivo para despenalizarlo en tres causales, técnicamente es muy malo, ya que se sustenta en una interpretación errada de la evidencia existente.

En relación con la mortalidad materna, el objetivo del proyecto buscaría disminuirla, permitiendo la interrupción del embarazo en aquellas mujeres con riesgo vital presente o «futuro». Es importante señalar que la mortalidad materna chilena es una de las más bajas del continente, aun con una legislación poco permisiva. Ninguna de las muertes maternas ocurridas en los últimos años se habría evitado con esta ley, pues estas no ocurrieron por falta de intervención médica, sino por complicaciones en el tercer trimestre de embarazo o asociadas al parto. Considerar que médicos generales se hagan cargo de pacientes de alta complejidad, como plantea la iniciativa legal, es un error técnico grave. Cualquier situación eventual puede ser invocada como «riesgo futuro», expandiendo la realización de abortos. Así, en esta causal el proyecto no resuelve ningún problema real y podría, incluso, aumentar las muertes maternas.

En la segunda causal, esta iniciativa legal procura resolver un drama real: el sufrimiento de una madre frente a un hijo con una malformación grave. Es una simplificación pensar que este proyecto resuelva de manera integral este drama. Aunque el diagnóstico de algunas de estas patologías puede hacerse precozmente en el embarazo, eso no corresponde a la realidad nacional, y la gran mayoría se hace después de las 20 semanas. A esta edad gestacional, toda madre ha establecido un vínculo con su hijo, y el aborto solo ofrece ponerla en la encrucijada de decidir si su hijo vive o muere, cuando realmente necesita apoyo, acompañamiento, cuidados médicos paliativos, nada de lo cual está planteado. Cabe señalar que el diagnóstico de certeza de una malformación fetal es muy complejo, aun en manos de especialistas; no obstante, el proyecto plantea que pueden hacerlo médicos generales. Nadie en su sano juicio aceptaría realizarse una cirugía cardíaca diagnosticada y manejada por un médico general. ¿Por qué el estándar debe ser menos para el diagnóstico y manejo de malformaciones fetales?

Respecto de la tercera causal, el objetivo del proyecto es que mujeres que han sido violadas no carguen con el drama de tener al hijo del violador. Nadie puede ser indiferente a esta tragedia; sin embargo, el proyecto solo propone poner fin al embarazo, omitiendo gravemente la denuncia y persecución del delito. Dado que la mayoría de los embarazos por violación son provocados por un conocido en el entorno de la víctima, el actual proyecto propone eliminar al hijo, pero no previene que la mujer siga en el entorno del abusador. Además, la interrupción del embarazo a las 12 o 18 semanas puede tener graves consecuencias físicas y psíquicas para la madre, pero el proyecto no plantea ningún tipo de prevención para ellas.

Finalmente, este proyecto no resuelve el problema del aborto clandestino. Sabemos que la actual legislación permite claramente actuar para los casos de riesgo vital aplicando el buen juicio clínico. Para las otras dos causales es evidente la necesidad de implementar más políticas de prevención y acompañamiento que las existentes. No es aceptable que se le ofrezca a la sociedad el aborto como solución, porque solo generará problemas, como ha ocurrido en los países con aborto legal.

Jorge Becker
Subespecialista Medicina Materno Fetal, Hospital Regional de Talca

Sebastián Illanes
Subespecialista Medicina Fetal, Universidad de los Andes

Elard Koch
Epidemiólogo, director MELISA Institute

Fuente: El Mercurio

¿Convencionales o naturales?

El reciente y dividido fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos (5 contra 4), que obliga a todos sus Estados miembros a aceptar el matrimonio homosexual de manera independiente a lo decidido por muchos de ellos en votaciones populares, sin duda traerá varios conflictos en relación con otros derechos, como la libertad de conciencia o de educación. Sin embargo, quisiera llamar la atención sobre otro punto: el fundamento de los derechos humanos.

En efecto, para muchos este fundamento es convencional, esto es, proviene del acuerdo de los propios interesados, ya se trate de una votación popular, parlamentaria o de un Estado en el caso de un tratado internacional. Así, los obligados por ellos sólo lo estarían por propia voluntad, en virtud de su autonomía. De ahí que estos sectores sean alérgicos a esa otra concepción que estima que los derechos humanos provienen de una realidad objetiva y natural –la inherente y universal dignidad humana– y que por ello, poseen un núcleo inderogable y sobre todo, que deben ser descubiertos, ojalá por todos, no inventados o creados por un acuerdo.

Este asunto es de la máxima importancia, pues si son convencionales, cada comunidad política tendría plena libertad de decidir, en virtud de su autodeterminación, qué considerará derechos y qué no, sin perjuicio de poder cambiar de parecer en el futuro. Y por lo mismo, aunque esté en desacuerdo con lo decidido por otras comunidades políticas, dadas estas premisas, no cabría más que respetar su decisión, tal como exige que se respete la propia. Esa es la razón por la cual, volviendo al fallo aludido, en varios Estados miembros se habían realizado votaciones populares para decidir sobre el controvertido tema del matrimonio homosexual, con resultados dispares.

Sin embargo, con su fallo, la Corte Suprema estadounidense pareciera colocar el fundamento de estos derechos en un nivel distinto, y desde su óptica, superior al meramente convencional, pues en caso contrario, sería una opinión –la suya– contra otra –la popular–. Si considera que todos los Estados miembros deben instaurarlo, es porque para ella se trataría de un derecho evidente; tan evidente, que no podría ser desconocido por ningún acuerdo, por muy democrático que fuese. Con lo cual, además, termina con cualquier debate a este respecto.

Mas, esta postura resulta irreconciliable con la idea de la convencionalidad (o si se prefiere, artificialidad) de los derechos humanos. Si realmente fueran convencionales, la sentencia debería haber reconocido la autonomía de cada Estado miembro para decidir.
Por tanto, ¿en qué quedamos? ¿Son convencionales o naturales?

*Max Silva Abbott
Doctor en Derecho
Profesor de Filosofía del Derecho
Universidad San Sebastián

Obama atenta en contra de la Objeción de Conciencia ¿Tu qué puedes hacer para detenerlo?

*Gracias a Actualidad y Análisis http://actualidadyanalisis.blogspot.com por haber elaborado esta nota tan clara que nos pone alerta. En especial a su creador Jorge Enrique Mújica, L.C. @Mujicaje.
Un poco de contexto. El Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (HHS,Health and Human Services) emitió en agosto de 2011 una lista de servicios en la así llamada Patient Protection and Affordable Care Act (PPACA), una ley que prescribe y obliga también a las asociaciones religiosas a dispensar y pagar como parte de los seguros médicos de sus empleados (hospitales, colegios, universidades, residencias, etc.) anticonceptivos, abortos y esterilizaciones.La norma estuvo en suspenso hasta el viernes 20 de enero de 2012 en que el gobierno de Barack Obama anunció que la ley se aplicará, pese al rechazo mayoritario, y no habrá espacio para la objeción de conciencia. Entrará en vigor en agosto próximo. Inmediatamente numerosas voces se alzaron para evidenciar que la ley de Obama pisotea derechos humanos como el de conciencia. Tras el anuncio de una falsa reconsideración por parte del gobierno de Barack Obama el 10 de febrero, los obispos estadounidenses han decidido ir incluso a tribunales para defender el derecho de todos los ciudadanos americanos.
Por qué tanto revuelo. ¿Qué está en juego? El motivo de la contestación de la mayoría del episcopado católico de los Estados Unidos (al que se han sumado líderes de la mayoría de las religiones) no es nada más el que el gobierno de Obama considere un embarazo como una enfermedad a combatir y pagar (sea mediante anticonceptivos, abortos o esterilizaciones), sino el violar la conciencia de quienes creen que eso está mal y, en consecuencia, se oponen a financiarlos. Este derecho humano a la objeción de conciencia, a la libertad religiosa, está recogida en la Ley de Conciencia (HR 1179 y S. 1467) de los Estados Unidos y el presidente Obama simplemente la pisotea y «olvida». Es realmente esto –y ya luego todo lo demás también– lo que está en juego.
Los Estados Unidos son, en muchos casos, «modelo» de legislaciones que luego se aplican en otros países. Este caso puede servir como precedente en otras naciones que pueden impulsar leyes análogas.
Todo es comenzar. ¿Qué se puede esperar de un político que obliga a que los ciudadanos violen sus convicciones bajo pena de cárcel? Si se viola este primer derecho, ¿qué se puede esperar en materia como inmigración, economía, familia, etc.?


***


¿Qué podemos hacer? Yo ni siquiera soy estadounidense Le proponemos varias opciones
1. Por correo electrónico
Si no es estadounidense seguro conoce a alguien que sí lo es. Es importante que, sobre todo, la comunidad hispana en los Estados Unidos sepa todo esto. En noviembre hay elecciones y este es un tema muy sensible para los políticos. Obama se presenta a las elecciones nuevamente.
a) Mándeles este texto. ¡Comparta! Le ponemos el título y el enlace para que sólo tenga que copiar y pegar en un mensaje de correo nuevo:
3 sencillas acciones para que no pisoteen la libertad de conciencia: la respuesta que podemos dar a Obama http://goo.gl/rw4JI
2. Por internet
2.1 Copie y pegue este texto en su muro de Facebook, Google+, MySpace, Orkut o envíelo por Twitter (son menos de 140 caracteres. Contiene la dirección del perfil de Obama y dos hashtag para que en Twitter quede reflejada la oposición: ¡los políticos usan y ven Twitter!). Entre más personas sepan qué pueden hacer y qué está en juego mejor podremos actuar:
Para Twitter:

3 acciones para que @barackobama no pisotee la libertad de conciencia:http://goo.gl/rw4JI #religiousliberty #Obama2012
Para otras redes sociales:

3 sencillas acciones para que no pisoteen la libertad de conciencia: la respuesta que podemos dar a Obama http://goo.gl/rw4JI

2.2 Escriba al Congreso de los Estados Unidos. Se ha creado un espacio recomendado por los obispos católicos de los Estados Unidos para enviar mensajes de protesta al Congreso de la Unión Americana y así hacer sentir a los políticos cuál es el sentir común de la población. Puede ingresar en este enlace: http://actions.nchla.org/Core/core.aspx?APP=GAC&AID=970&IssueID=25200&SiteID=-1y rellenar sencillamente el formulario.
Aunque usted no sea ciudadano americano lo puede usar. Esto ayudará a que se perciba que también en el extranjero se está observando y hay rechazo contra la política del presidente Obama.
2.3 Si sus conocidos son sólo de lengua inglesa envíeles este enlace donde podrán encontrar contexto, videos, reacciones y orientaciones sobre lo que pueden hacer:
Conscience Protection
3. Orar
La oración es, para el católico, la mejor arma. El obispo de Peoria (USA), mons. Daniel R. Jenky, C.S.C, ha pedido que se rece la oración a san Miguel, antes de la bendición conclusiva de la misa en todos los centros católicos de su diócesis, hasta que se solucione este conflicto. La oración es ésta:
«San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla.
Sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio.
Reprímale Dios, pedimos suplicantes, y tú Príncipe de la Milicia Celestial,
arroja al infierno con el divino poder a Satanás y a los otros espíritus malignos que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas.
Amén».
***
Para más información sobre este tema le sugiero visitar el área destinada a un seguimiento en la web de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (disponible sólo en inglés):www.usccb.org/conscience.  
«Nunca una ley federal obligó a ciudadanos a comprar lo que viola sus creencias y convicciones éticas. Ahora el gobierno nos obliga a actuar como si el embarazo fuera una enfermedad a evitarse a toda costa. Para muchos estadounidenses significa elegir entre violar nuestras conciencias y renunciar a la atención de salud, un dilema inconcebible».

1 2