Sin mérito propio

En días recientes hemos visto una notable estabilidad y apreciación de nuestra moneda, nos estamos acercando al nivel de los $19.00 y muy probablemente podríamos romper esa barrera para estar en el rango de 18.90/19.00 por lo que me preguntan mucho a qué se debe esta fortaleza del peso, contesto que no es la fortaleza del peso lo que estamos viendo sino más bien una debilidad del dólar norteamericano frente a toda la canasta de divisas; en pocas palabras, esta “apreciación” reciente de más o menos un 3.5% es la que han tenido también otros países con respecto a la divisa norteamericana, y respondiendo concretamente porque se está debilitando el dólar, yo identifico cuatro factores que contribuyen a este desliz:

1) Una aparente tregua comercial entre China y EEUU.- Poco se ha avanzado, pero el simple hecho de que los problemas entre esas dos naciones no se han profundizado y el tono de las negociaciones ha mejorado; así mismo, el cese a las hostilidades del Presidente Trump posponiendo imponer mayores aranceles a más productos Chinos, todo esto lleva a los mercados a una mejor percepción de que dicho tema puede tener una solución y que no se desate la tan temida guerra comercial.

2) La política monetaria en EEUU.- La FED ha empezado su proceso de baja de tasas y esto afecta la fortaleza del dólar porque también los rendimientos en esa moneda disminuyen, y en otros países –por ejemplo como en México donde las tasas siguen altas— mantienen el atractivo, y con ello atraen inversión financiera. Este debilitamiento está anticipando, que a finales del mes actual volverán a reducir la tasa de interés, con lo que podría depreciarse un poco más.

3) La pérdida de dinamismo o desaceleración de la economía norteamericana.- El hecho de tener un año de menor crecimiento con respecto al anterior y variables económicas que desaceleran en muchos sectores de la economía, contribuyen a una menor fortaleza norteamericana y por ende de su moneda; esto no significa que estén en recesión o que vayan a entrar en una crisis, simplemente desacelerar puede traer esto como una consecuencia natural.

4) TMEC.- En mucho menor medida pero también contribuyendo a este movimiento, está la percepción más no la certidumbre, de que pronto podría firmarse el TMEC; esto lo asumimos por recientes declaraciones del Presidente Trump y diversos representante del partido republicano así como del demócrata.

Lo anterior, sin tener una fecha o la certeza de que se pueda firmar en el corto plazo. Dicho esto, veo dos cosas muy claras: La primera es que México no está haciendo absolutamente nada que vaya en sentido correcto para fortalecer nuestra moneda –es un tema coyuntural y global–, que tristemente es sumamente frágil; lo segundo que veo es que es un buen momento para cubrir una parte de las necesidades, tanto de negocio o patrimoniales comprando dólares, es cierto que se puede apreciar un poquito más y romper los 19, pero atinarle al punto más bajo requeriría una bola de cristal.

@juansmusi

Súper peso e inmune

Faltan 74 días para la elección presidencial, y el día de ayer el peso llegó a cotizar en niveles de 17.94; ningún analista financiero veía esta posibilidad en el 2018 y mucho menos faltando tan poco tiempo para dicho evento: El peso está muy fuerte, y hay razones conocidas que explican parte de esta fortaleza, la principal es el hecho de que se pueda firmar el TLCAN muy pronto, así como la mejora en las finanzas públicas, el progreso de la inflación y el acontecimiento de que las tasas puedan subir solamente dos veces más en EEUU. Lo que el peso sigue ignorando –de momento– es la posibilidad de que AMLO gane la presidencia; tengo muy claro que por ahora, el mercado está excluyendo esto, también puede ser que el mercado crea que no va a ganar. En el escenario más probable, de acuerdo a las encuestas, es que podría ganar; no tengo la menor duda de que el peso no puede ignorar el fuerte deterioro de las finanzas públicas y la perspectiva de crecimiento del país que se originarían con las propuestas de López Obrador, el populismo es enemigo de las finanzas públicas sanas. Las economías más desarrolladas y sólidas poseen estructuras fiscales mucho más competitivas que la nuestra y recaudaciones que nos triplican o cuadruplican; claro, los índices de corrupción e impunidad también son infinitamente mejores al nuestro.

Pero a qué voy con todo esto, que a pesar del escenario más probable el peso está inusualmente fuerte, y con la confirmación de la firma del TLCAN todavía podría fortalecerse un poco más; lo que es un hecho y que se ha repetido en las últimas transiciones presidenciales, es que siempre se presiona el tipo de cambio cuando el evento se acerca. Concretamente, lo que más me preocupa en ésta es que la depreciación puede ser muy fuerte faltando días para el 1° de julio; pienso que es muy oportuno, tanto desde el punto de vista patrimonial como empresarial, hacer coberturas cambiarias y buscar la protección patrimonial a través de instrumentos de inversión en México que permiten estar en dólares o euros, y además generar rendimientos en esas monedas.

Claro que me puedo equivocar –y me quiero equivocar–, porque si AMLO no gana las elecciones, el peso se podría fortalecer aún más incluso para irse por debajo de 17.50; pero creo que vale la pena ver estas coberturas como un seguro, con el fin de afrontar tiempos que se antoja se van a complicar.

Es súper necesario continuar con nuestra labor de gente informada, hacia los sectores más “afectados” y con menos información, porque quienes ya sabemos por qué NO nos conviene AMLO, sólo nos estamos bombardeando entre nosotros que ya estamos convencidos; lo importante es que nosotros convenzamos con fundamentos a aquellos que no lo están, debido a que no están informados veraz y adecuadamente.

 

@juansmusi

Abril 18, 2018