El totalitarismo destructor de la familia

Por: Alejandra Diener

El totalitarismo es un término que nos lleva a pensar en un todo, pero imperfecto. Al tener una terminación con ismo, nos da a entender que no alcanza a ser lo que se quiere describir. Por el contrario, cuando una palabra termina en dad entonces tiene la cualidad de perfecto, como totalidad.

Una totalidad abarca un todo, un totalitarismo infiere que todo es igual, aunque no sea cierto. Es decir, se busca que haya una igualdad perfecta pero no se logra porque es imposible, como en la vida de las personas. No somos iguales, somos distintos, únicos y perfectibles. No es funcional que se nos trate igual en todo porque cada quien recibirá dicho tratamiento de distinta manera.

Ejemplos de totalitarismo, más allá de dictaduras históricas conocidas por todos, están los derechos humanos que lejos de ser reales, asentados en los principios de justicia y desarrollo moral de las sociedades, actualmente son supuestos derechos que deben de cumplir caprichos y deseos de todos. Hecho que es claro no cumple con la realidad y menos con el bien común, no se puede dar a todas las personas lo que piden o desean. No obstante, hoy por hoy pareciera que es la idea de grupos de poder y de hacedores de políticas públicas.

En este sentido, me gustaría centrarme en los derechos de las niñas, niños y adolescentes. Estos derechos son muy vastos, y a su vez son genéricos, totalitarios, y peor aún se centran en el supuesto de que las cosas son negativas. Se piensa que la totalidad de los jóvenes (para resumir tan largo título) sufre abusos y es violentado.

Al respecto, me enfocaré en un caso reciente de una adolescente de catorce años quien fuera reportada como desaparecida y entonces la sociedad civil se dio a la tarea de compartir la foto y la Alerta Amber para que pudieran localizarla. En retrospectiva, siendo alumna de una escuela de niños de clase media, media alta, hubo una gran difusión y entre los compañeros y conocidos de la joven se decían muchas cosas.

Dada la gran respuesta de la gente, la Fiscalía General de la República avisó en una carta que la muchacha había sido localizada y que estaba bajo el cuidado de un “adulto significativo” ya que había denunciando a sus propios padres de violencia familiar. Los papás inmediatamente publicaron un comunicado, exponiendo que su hija estaba siendo mal influenciada y que dada su conducta poco deseable la habían corregido quitándole el celular, lo que ocasionó que se fuera de su casa y los denunciara ante la FGR.

La Fiscalía no investigó, sino que su juicio fue totalitario ya que tomó la declaración como cierta y culpó a los padres hasta que no demostraran lo contrario. Violando sus derechos humanos de presunción de inocencia y de paternidad. Es decir, los derechos de los jóvenes radican en un supuesto totalitario infiriendo que la mayoría de los padres abusan de sus hijos y no así la minoría. Es decir, las leyes se hacen inductivamente partiendo de lo particular a lo general, en lugar de ser deductivas, de lo general a lo particular.  Casos como este, dan como resultado la falsa creencia de que todas las familias abusan de sus hijos hasta que no se investigue lo contrario. Imponiendo medidas cautelares a sus padres, arriesgando su libertad, permitiendo que los adolescentes, menores de edad, hagan rabietas y arremetan en contra de sus progenitores.

Lamentablemente, cada vez se escuchan más denuncias de este tipo que no trascienden, pero trastocan en silencio a los involucrados, no obstante, cuando suceden los casos de violencia verdadera son más impactantes por el morbo que generan, creando una falsa percepción de la realidad, mostrando un escenario gris de la familia. Lo que desalienta a cualquiera a formar una o a educar con seguridad y autoestima a sus hijos.

Los padres de familia temen poner medidas correctivas para educar a sus niños, porque los derechos totalitarios pueden coartar su libertad, logrando así que los jóvenes crezcan sin límites, sin escrúpulos y sin respeto a sus mayores.

Es cierto que hay casos terribles de violencia, no sólo psicológica, sino física y de abuso de poder, pero son los menos, la familia sí funciona y funciona muy bien desde hace siglos. En la actualidad, los obstáculos que la han debilitado han sido intentar redefinirla, buscar suplir a los padres por parte del Estado y claro está, tratar a la sociedad como si fuera un totalitarismo.

Lo que ciertamente no funciona ya que no somos iguales y cada persona, cada familia tiene una dinámica distinta que se debe de tratar con especial atención. Un hecho como el caso que acabo de relatar, daña a la institución familiar y confunde a los hijos en su jerarquía de valores, privando a la sociedad de personas de bien.

Por: Alejandra Diener

Lic. en Economía

Mtra. en Ciencias de la Familia

Esp. en Educación Perinatal

Dra. En Bioética (Candidata)

@alediener_positiveinfluencer

 

Para que las amistades perduren

Muchas veces las amistades surgen con ocasión de los estudios en la escuela o en la universidad; otras veces, por parentesco; también con ocasión de coincidir en algún deporte o un centro deportivo; de igual forma por el hecho de compartir las mismas aficiones, por ejemplo, hacia la historia, la música, las bellas artes, etc.

Pero es importante distinguir entre “el compañerismo” de la verdadera amistad. Porque el primero es superficial, no tiene continuidad; son simplemente personas conocidas pero ese trato no tiene mayor profundidad.

Toda mujer y todo hombre tienen necesidad de verdaderas amistades. “Lo que más influye o determina en la felicidad de una persona son las buenas relaciones con las personas cercanas (familiares, amigos)”, afirma el Dr. Francisco Ugarte.

El libro del Eclesiástico dice que “La amistad es un tesoro” y que “El amigo fiel no tiene precio”.

En ocasiones, observamos en las relaciones de trabajo o en la universidad a ciertas aparentes amistades que solicitan contactos y relaciones para conseguir un buen trabajo o pasar bien un examen. Pero una vez logrado ese objetivo, aquella “amistad” desaparece o sobreviene un distanciamiento. Sin duda, se ha “instrumentalizado” la amistad por otros fines distintos. Y ésa no es una amistad auténtica.

“Sin duda, la amistad influye en nuestros sentimientos porque la alegría se potencia y las penas se mitigan”, añade también el Dr. Francisco Ugarte.

Un verdadero amigo hace hasta lo imposible por ayudar a quien estima. Aunque tengan sus diferencias, lo importante es apoyar a los amigos en sus dificultades, descalabros económicos, enfermedades y penas

El filósofo Aristóteles escribía en la “Ética a Nicómaco” que el hombre feliz tiene necesidad de amigos con quien compartir su felicidad.

Pero esa amistad hay que cultivarla, abonarla, frecuentarla para que crezca y fructifique. Es bonito observar a esposos que a la vuelta de 40 años están muy unidos y comparten muchos asuntos en común. Los hijos y nietos son la manifestación viviente de su amor y su unidad. Lo mismo sucede con los amigos que se reúnen con cierta frecuencia y puede transcurrir medio siglo y esos lazos de amistad siguen vivos, vigentes.

En definitiva, amistad es saber comprender a los demás con sus defectos, limitaciones, errores; aprender a comunicar los propios sentimientos y crear puentes en común o empatías para que esas amistades perduren.

¿Herramienta o Arma?

Por *Juan Alberto Echeverry

La única manera de construir un hermoso hogar, de hacerlo florecer como un jardín bien regado para poderse gozarse en él, es utilizar las palabras como una herramienta y no como un arma que destruye. Hay tantas cosas malsanas en nuestro interior, que hacen que cada palabra se convierta en un arma letal, y no en una herramienta que edifica y embellece:

• ¿Acostumbraste tu boca a la burla que hiere?, puedes cambiarla por la palabra que disimula con amor.

• ¿Callas sólo para vengarte y que sepan que estás molesto(a)?, ahora puedes hacer silencio, sólo cuando lo que vas a decir no edifica a nadie, pero no para vengarte ni lastimar.

• ¿Te has acostumbrado a señalar sólo el error en los que te rodean?, puedes ahora exaltar las virtudes para motivar a mejorar cada día a los que amas. Te sorprenderá lo que lograrás.

• ¿Usas un tono de voz que enciende peleas?, puedes decidir apaciguar la pasión en tus palabras, y suavizar tu voz con humildad, para conseguir mejores resultados.

• ¿Estás acostumbrado(a) a decir groserías y maldiciones? Es preciso que aprendas a cambiar tu repertorio, y comiences sólo a bendecir y pronunciar palabras edificantes. Las palabras atraen bendición o maldición, el mal solo atrae más mal. Las palabras groseras y agresivas solo traen una atmósfera negativa, tensionante y oscura.

• ¿Has acostumbrado tu vida a contar sólo historias tristes, oscuras, fatales y negativas? Es preciso que busques siempre historias que motiven, donde resaltes el futuro con esperanza en tus palabras. Así sembrarás para ese futuro bendecido en tu hogar.

• Acostúmbrate a escuchar a los que te rodean. No los interrumpas cuando hablen. Todos tienen algo importante qué decir, o expresar sus sentimientos. No apagues con tus palabras o gritos su voz. Convierte tus palabras en herramientas y no en armas, tú puedes lograrlo si te lo propones.

Pro 16,24 Las palabras dulces son un panal de miel: endulzan el ánimo y dan nuevas fuerzas.

Pro 18:21 La vida y la muerte dependen de la lengua; los que hablan mucho sufrirán las consecuencias.

Ef 4,29 No digan malas palabras, sino solo palabras buenas y oportunas que edifiquen la comunidad y traigan beneficios a quienes las escuchen.

Sg 1,19 Recuerden esto, queridos hermanos: todos ustedes deben estar listos para escuchar; en cambio deben ser lentos para hablar y para enojarse.

*Facilitador católico Director de la FUNDACIÓN CATÓLICA IMMAH
Laico Católico Colombiano, escritor y predicador

Admiración recíproca

Por *Juan Alberto Echeverry

Mat_8,10 Jesús se quedó admirado al oír esto, y dijo a los que le seguían: —Les aseguro que no he encontrado a nadie en Israel con tanta fe como este hombre.

Mar 9,15 Al ver a Jesús, todos corrieron a saludarlo llenos de admiración.

Todos necesitamos admirar a quienes conviven con nosotros, es parte de la naturaleza humana y es un ingrediente activo de la fe.

El esposo necesita admirar en algo a su esposa, la esposa al esposo, los padres a los hijos y los hijos a los padres. Es necesario admirar por el amor, por la sonrisa, por la servicio, por el físico, por la inteligencia, por la ternura, por la docilidad, por la obediencia, por la disciplina, por la constancia, por las destrezas, por la responsabilidad, por la humildad, por la fe, por el atuendo, etc.

Un ingrediente fundamental en toda relación humana es la admiración, y por ello, debemos trabajar en esforzarnos por mantener la admiración de los demás sin dejarla apagar, especialmente la de quienes nos rodean, pero preferiblemente, que sean cosas que perduren y no sólo lo material que pronto se acaba.

Cuando la admiración se pierde, entonces se cae en la monotonía, en la depreciación a todo nivel, y las personas llegan incluso a convertirse una carga difícil de llevar. Sería ideal que los que te rodean te admiren por una sumatoria de virtudes, y no sólo por el físico o la capacidad productiva. Eso construye relaciones profundas y duraderas. Te has preguntado ¿Por qué te admiran en tu hogar?, o mejor, ¿los que te rodean, qué admiran de ti?

*Facilitador católico Director de la FUNDACIÓN CATÓLICA IMMAH
Laico Católico Colombiano, escritor y predicador