Tres posibles caminos y sus repercusiones

La decisión que tomará hoy la Reserva Federal es de la mayor relevancia para EEUU, México y el mundo; mover la tasa de interés en ese país determina hacia dónde va la economía, los flujos de grandes inversiones y además el estado real de ésta, sin olvidar que el tema más importante para la FED es tanto inflación como crecimiento económico, y su decisión se basará en ello. Hay tres posibles escenarios, mismos que brevemente explicaré: Qué significan y cómo podrían repercutirnos.

Lo que el mercado quiere. – Alguna vez comenté lo duro, exigente y hasta ruin que puede llegar a ser el Mercado Financiero, es como el más agresivo de los compradores o negociadores, “tirándose a matar” o regateando exageradamente para lograr un punto medio.

El Mercado quiere todo y mucho, así mismo demanda de más, en esta ocasión le “exige” a la FED 50 puntos base de baja, lo que me parece poco probable, pero ahí está la petición; de ocurrir podría venir una mayor apreciación del peso y las monedas frente al dólar, igualmente existiría la posibilidad de un alza en las Bolsas al haber más apetito por riesgo ante tasas bajas.

Pero hay otra eventualidad que no debemos descartar, bajar 50 puntos base sería una señal negativa y preocupante que podría advertir la llegada de una recesión o crisis, esto posiblemente desencadenaría bajas en el Mercado Accionario y una apreciación del dólar; por lo tanto esta idea de bajar 50 puntos, tiene un doble filo que estaría sujeto al comunicado de la FED después de tomar la decisión.

Lo que no se espera. – Que la FED no haga nada y no baje las tasas, que todavía el comunicado hable de una economía robusta y con riesgos de inflación, y que por lo tanto no es aún momento de bajar y relajar la política monetaria; este escenario es poco deseable porque ya está muy platicada, e incluso incorporada una baja de 25 puntos base, dicha decisión definitivamente pegaría a las Bolsas y fortalecería al dólar.

En el caso del peso mexicano, quizá lo llevaría a niveles de $19.30/$19.45, mismo que además enfurecería a Donald Trump y pondría a Jerome Powell en la categoría de enemigo; a Trump le interesa que las tasas bajen para estimular los créditos, la economía y tener un ambiente electoral más propicio para su reelección.


La que se espera ocurra. – La FED bajaría de 2.50% a 2.25%, es decir 25 puntos base que amén de ser lo esperado y lo descontado, sería el inicio de un ciclo de bajas que comenzaría después de 10 años; aquí la reacción de los Mercados sería de calma y se mantendrían más o menos en la línea que se han comportado los últimos meses. Lo que se vuelve muy relevante es el comunicado de la FED en donde nos dejen ver hacia dónde van y a qué velocidad irán; de nuevo, lo que el Mercado quiere y espera es que las tasas se ajusten un punto porcentual hacia abajo los siguientes doce meses.

Qué tan claro o ambiguo se plasme esto en el comunicado, tendrá mucho que ver con la reacción a posteriori de la baja; de los tres escenarios me parece este el más deseable porque entre líneas lo que contiene es que la economía está bien –pero desacelerando–, y que el momento de apoyarla vía tasa ya comenzó, y no que se avecina una recesión o crisis.


México no está listo para disminuir su tasa aunque la inflación está abajo del 4%, sería lo más deseable para bajar el costo de la deuda, la razón es que se sigue deteriorando la expectativa de crecimiento del país y con ello se vulneran muchas otras cosas: El tipo de cambio, la calificación crediticia de la deuda de Pemex, calificación soberana, la recaudación y el equilibrio fiscal, así como la capacidad de mantener el nivel de endeudamiento que hoy tenemos y que no queremos crecer.

Es imperativo que el gobierno federal mejore las condiciones de certidumbre e inversión, porque sin crecimiento económico, no hay desarrollo, ni bienestar, ni estabilidad.

 

@juansmusi

Julio 31, 2019

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *