¡Urge recobrar la confianza!

Parezco disco rayado, no suelto o dejo ir el tema del NAIM y es que más allá de la cancelación, el dinero que se tiró a la basura así como el alto costo de pagarle a los tenedores de los bonos,  el daño más profundo no fue económico sino a la confianza de los inversionistas nacionales y extranjeros que interpretaron esta acción  arbitraria, misma que indica que si hay la voluntad de cancelar algo tan importante y trascendental, cualquier otra cosa puede ser cancelada sin razón y sin miramiento alguno. Los inversionistas buscan oportunidad para hacer negocio en un marco de certidumbre y seguridad; parece que actualmente en México no hay certeza, Estado de Derecho y mucho menos el apoyo del Gobierno Federal que continua atacando y polarizando al empresariado mexicano.

Parece un absurdo y hasta burla, cuando alguna correduría extranjera se atrevió a pronosticarnos un 1% de crecimiento económico para este año, y con la sorpresa que actualmente la mayoría de los encuestados ya  pronostica rangos del 1.2% al 1.6%. Este 2019 no ha sido fácil, las reducciones de crecimiento económico no han afectado sólo a México, hoy la guerra comercial de EEUU contra China amenaza con traer consecuencias adversas aún más graves al crecimiento global; pero por si esto fuera poco, gastamos dinero trayendo a un Ex Secretario de Economía de la República  Argentina durante el gobierno de Cristina Kirchner, ¡como si algo tuviéramos que aprender del gran caos que organizaron!

De la manera más atenta debemos solicitar de nuestras autoridades, que dejen de polarizar y busquen formas de trabajar en conjunto, opciones en donde la iniciativa privada pueda ayudar a poner dinero en donde el gobierno no puede o no tiene.

Urge que se creen sistemas de incentivos para atraer inversión de largo plazo y no financiera como se ha venido haciendo, al pagar una tasa muy de interés; urge Estado de Derecho ya que la situación de inseguridad es cada vez peor, y a quienes más afecta es a aquellos que crean empleos, pagan impuestos e invierten en el país.

Al final de cuentas este gobierno tiene que reconocer que no puede sostener este bajísimo ritmo de crecimiento por más tiempo, porque eventualmente tampoco habrá dinero para los programas sociales y asistencialistas; México tiene una posición geográfica privilegiada, hacemos frontera con la economía más poderosa del mundo y la buena noticia es que ese país sigue creciendo de manera muy importante, no aprovechar estas condiciones del vecino y la suerte de la facilidad del intercambio comercial,  se reduce a buscar reformas estructurales que promuevan el crecimiento interno, y de esas, hoy no identifico una.

También debemos poner mucha atención en la situación vulnerable de PEMEX, porque hasta ahora se han tenido oídos sordos a las recomendaciones de los mercados y las calificadoras, nada de lo que se ha propuesto –incluida la refinería– ayuda a mejorar las perspectivas tan delicadas que se tiene de la paraestatal; además el aligerarle la carga fiscal, aunque puede beneficiar temporalmente su situación, corre el riesgo de contaminar la perspectiva del Gobierno Federal. En pocas palabras, por salvar a Pemex, hoy el Gobierno Federal es también más vulnerable a una baja en la calificación.

JUAN SEBASTIÁN MUSI AMIONE

@juansmusi

Mayo 22, 2019

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *