Yoliguani: «el hogar que siempre quise tener»

México D.F., Noviembre, 2013.- “Cuando supe que estaba embarazada pensé que era lo peor que podía pasarme. Tenía sólo 17 años y definitivamente lo que menos quería era ser mamá”. Así lo expresa Ana Gómez, una de las muchas adolescentes que se han visto sorprendidas por una maternidad prematura. “No tuve que pensarlo mucho, tenía que abortar. Fui a uno de esos lugares que anuncian en internet y lo que pasó en ese lugar cambió mi vida para siempre, pues supe que el aborto no era la única alternativa”.

Para Ana Gómez elegir ser madre no fue fácil. Era parte de una familia de escasos recursos, su padre era alcohólico y tanto ella, como su madre y su hermana eran víctimas de violencia y maltrato físico desde que tenía memoria ¿Cómo podía ella ofrecer una vida mejor a un bebé que parecía complicar aún más su precaria situación?

“Cuando mi papá se enteró, las cosas empeoraron en mi casa. Fue entonces que tomé la decisión de salirme o en una de sus borracheras me mataría a golpes. Busqué el teléfono que me habían dado el día que quise abortar. Me enviaron un taxi y me subí, sin voltear atrás, sin saber si era verdad lo de la ayuda o si me había metido en algo peor. Fue así como llegué a Yoliguani y mi vida cambió por completo. Encontré el hogar que siempre quise tener”.
De acuerdo con una investigación realizada en la Secretaría de Salud del Instituto Mexicano del Seguro Social, entre el 25 y el 33% de mujeres embarazadas sufren algún tipo de violencia en el embarazo (INEGI, 2005).

“La mujer embarazada constituye uno de los grupos más vulnerables de la sociedad; situación que se agrava si consideramos que se encuentra ante un embarazo inesperado y en situación de desamparo”, comenta Toni Gónzález, especialista de TAD (THINK· ACTION ·DEVELOPMENT) y Directora operativa de Yoliguani (www.yoliguani.org), institución que acoge mujeres embarazadas en desamparo. “Las chicas que llegan a Yoliguani son atendidas por personal profesional y capacitado en el área médica, nutricional, psicológica y hasta espiritual. Y eso es algo bien importante, porque la gran mayoría de estas mujeres  ha experimentado situaciones lamentables”,  puntualiza la licenciada González.

Yoliguani es una institución de asistencia social que obtiene recursos gracias a los donativos de organismos públicos y privados y de eventos que organiza en distintas fechas del año. Ejemplo de ello es el “Gran Bazar del Juguete” que abrirá sus puertas los días 5, 6 7 y 8 de noviembre en Virreyes 855 ¡No faltes!. Lo que se recaude en esta venta prenavideña ayudará a continuar con la noble labor de proteger  la maternidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *