Enredados en las redes sociales

“Esta es la generación de los agachados” dijo la abuela al observar que literalmente sus hijos y nietos durante la reunión familiar se encontraban sumergidos en el mundo virtual que les ofrece sus dispositivos móviles. El auge de las nuevas tecnologías de comunicación, en específico el uso de redes sociales, que con planes de conexión a internet cada vez más atractivos, ha desatado una nueva forma de adicción muy preocupante.

Sin afán de satanizar el uso de internet y redes sociales, es innegable que ya es común ver a gente como zombis caminando con la mirada clavada en su celular checando “el feis” o “el wasap”, o en el transporte público rumbo a la escuela o al trabajo, se ve a la mayoría cabizbajos mirando su celular, e incluso en fiestas, puede el celular funcionar como una válvula de escape, basta con abrir la app de su red social favorita y olvidarse de lo que pasa alrededor, evitando el tener que platicar y ser “molestado”.

Efectos nocivos para la salud ya se están empezando a ver tales como males en la vista, cuello, o manos por el uso excesivo del celular, y obesidad en niños que prefieren pasar el tiempo sentados con sus dispositivos móviles, que salir a jugar o a practicar algún deporte.

Este desmedido uso del celular puede llegar a ocasionar casos de estrés, trastornos del sueño y síntomas de depresión (2).

Incluso ya existen clínicas de terapia para adictos al Facebook debido a la gravedad del problema de la adicción a las redes sociales.

En Latinoamérica el tiempo de uso de redes sociales en promedio es de 8.6 horas diarias (1) y México se encuentra a la cabeza en lo que se refiere al uso continuo de redes sociales y contenidos en internet.  Un estudio estadounidense reveló que miramos el celular unas 150 veces al día (2), lo cual resulta verdaderamente alarmante.

Este uso excesivo de las redes sociales ha incrementado problemas tales como accidentes de tráfico por conductores que manejan, y al mismo tiempo van contestando mensajes en su celular. Incluso algo tan absurdo como el trágico final de la vida de un ser humano por tomarse “la selfie” para compartirla al instante en redes sociales, al borde de un precipicio, o en la calle sin fijarse del tráfico de autos.

Es necesario tomar medidas para sanear una posible adicción, tales como fijar un tiempo limitado y especifico de uso del celular alentando más la convivencia familiar y socialización en general; en caso de hijos pequeños los padres deberán en lo posible estar cercanos a sus hijos. Y buscar ayuda profesional de ser necesario. (3)

Se nos ha olvidado disfrutar el momento, el aquí y el ahora. Además de los problemas físicos existe la afectación del lado emocional y el efecto social derivado de estar conectados todo el tiempo: aislamiento, incapacidad para relacionarse y comunicarse efectivamente, individualismo, egoísmo entre otros son factores que no abonan en favor de una mejor sociedad.

Debemos aprovechar al máximo para nuestro bienestar las bondades que las nuevas tecnologías nos brindan, sin olvidar claro, lo antes mencionado. Ante tu teléfono “Inteligente”, sé tú el verdadero inteligente, y no te dejes esclavizar por ese mundo virtual y deslumbrante ante ti.

Debemos recuperar el dialogo frente a frente, la libertad de no estar atados a un celular, recuperar el don de la creatividad, y la capacidad de asombro antes las cosas pequeñas y cotidianas, que siguen haciendo de nuestro paso por este mundo algo increíble.

 

(1) https://www.forbes.com.mx/mexico-primer-lugar-en-penetracion-social-media/

(2) https://mejorconsalud.com/efectos-negativos-del-telefono-movil-para-la-salud/

(3) Blog superpadres – Trastornos asociados a la adicción a las TIC: ansiedad y estado de ánimo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *