¿Recesión a la vista?

El panorama no cambia mucho. Los principales temas siguen en la mesa y es justo eso lo que tiene a los mercados preocupados ante una posible recesión que se presente a tan solo 2 años de haber salido de una terrible, la de 2020. El conflicto entre Rusia y Ucrania continúa. Las sanciones a Rusia parecen no doblegar a Putin y se analiza ser más enérgicos y contundentes, sobretodo EEUU y Francia.
Alemania no puede ser más enérgico, ya que depende del abasto de gas ruso y no hay manera de satisfacer su demanda si no es así. Inclusive, la semana pasada salió Putin a obligar a pagar en rublos y en bancos rusos el consumo del mismo, matando dos pájaros de un tiro y obligando a no cerrar por completo el sistema internacional de pagos para apuntalar su moneda.
Las negociaciones de paz continúan, pero en el inter, los bombarderos y muertes a civiles no paran. Los precios internacionales del petróleo y muchos derivados del mismo cotizan caro debido a la presión. Ha ayudado que Estados Unidos libere reservas estratégicas, pero la OPEP no ha tomado acciones fuertes. Mientras tanto sigue el West Texas Intermediate (WTI) arriba de $100 dólares el barril.
A estas complicaciones hay que sumarle a China, que está lidiando con la variante Ómicron, y con ello ha confinado a Shanghai y otras ciudades importantes. Esto implica el cierre de fábricas y puertos, y con ello las cadenas de suministro, los fletes y algunas materias primas se encarecen, presionando a la inflación.
Lo he venido comentando: cuando la inflación proviene de estos orígenes -y no del consumo o del crecimiento económico-, los bancos centrales podrían ser todavía más agresivos en las alzas. Por eso tantos analistas hablan de recesión, pues hay un entorno de guerra, alza de precios y bajos crecimientos económicos; es decir, puede haber una recesión si estos problemas no se solucionan relativamente pronto.
Personalmente creo que no habrá en el 2022, pero si se complica la guerra, la pandemia, y se sale de control la inflación, dicha recesión podría llegar en 2023.
Esta semana es muy interesante en materia de minutas de bancos centrales; publicarán las de la FED, del Banco Central Europeo y Banxico. Lo que esperamos ver es la visión de cada uno de ellos en torno a si la inflación empieza a mostrar o no una tendencia a la baja. Creo que las noticias no serán buenas y todos hablarán de esta preocupación.
En concreto, lo que viene son acciones de política monetaria más enérgicas. La FED y Banco de México muy probablemente aumentarán 50 puntos base si la inflación no cede. La FED se reune el 4 y Banxico el 12 de mayo.
También conoceremos la inflación de la segunda quincena de marzo este jueves, y muy probablemente la cifra anual regresará en torno al 7.4%. Todo parece indicar que para todo el 2022 la cifra anual se ubicará entre 5.7% y 6%, en el mejor de los casos. Me gusta mucho el tipo de cambio del dólar, por debajo de $20, para armar portafolios en acciones y deuda.
@juansmusi​​​​​​​​

La FED: a mayor claridad, mayor certeza.

Qué maravillosa la manera de comunicar de la FED, para tratar de quitarle incertidumbre a tiempos tan difíciles. Recuerdo cuando la encabezaba el señor Alan Greenspan que, era muy capaz, pero al mercado le costaba mucho entenderlo e interpretar sus comunicados. Muchas veces las interpretaciones de los comunicados resultaban opuestas, y dos personas después de leerlo, podrían llegar a conclusiones diferentes.
También es cierto que los comunicados eran ambiguos y no detallaban con precisión lo sucedido en esa junta y lo que seguiría. Después de Greenspan, vino Ben Bernanke, a quien le tocó la crisis hipotecaria del 2008. Fue increíble la determinación y el poder de la FED en mancuerna con el gobierno federal para sacar a los Estados Unidos de su peor crisis desde 1929. También los comunicados mejoraron y el señor Bernanke tenía mucha credibilidad. Más adelante vino la señora Janet Yellen, quien hoy es Secretaria del Tesoro, y después de tan complicado periodo hizo un relevo impecable.
Los comunicados de la FED bajo su gestión siguieron mejorando y el Banco Central continuó con esta estrategia de buscar darle claridad y certeza al mercado. La señora Yellen fue relevada luego de un solo periodo ya que no era la persona favorita de Donald Trump. Además de ser demócrata, no era la banquera central que quería tener el presidente a sus órdenes. Y es ahí cuando Trump propone al señor Jerome Powell para relevarla. Todos los presidentes buscan tener al frente del Banco Central a alguien de su entera confianza, y aunque sepan que la autonomía esta por encima de cualquier amistad o lealtad con el primer mandatario, es normal que el presidente en turno, al momento del relevo, quite a la cabeza del Banco Central, aunque su gestión haya sido impecable. Así pasó también aquí en México.
La clave de Powell fue cuando aun siendo el hombre designado por Donald Trump, no lo escuchaba en sus peticiones de cómo y qué hacer al frente de la FED: hacía lo que tenía que hacer con autonomía e institucionalidad. La enemistad llegó a tal nivel que el presidente lo llegó a llamar “traidor” y “un estúpido al frente del Banco Central”. Bueno, pues hoy, ese hombre sigue su gestión de manera exitosa en la administración de Joe Biden, y de manera muy acertada; tanto así que Biden lo propuso para 4 años más, en noviembre del año pasado.
Son tiempos muy difíciles y la inflación presenta un reto complicadísimo y qué mejor que tener de capitán del barco a alguien tan preparado. Es humano, se equivoca; y aquella transitoriedad de la inflación de la que hablaba, evidentemente tiene más un carácter de largo plazo y no transitorio. Es por ello que ahora se actuaría de manera más enérgica. Y cuando más decididos estaban a actuar con fuerza, empieza la invasión rusa en Ucrania, que evitó un incremento de 50 puntos base la semana pasada y por ello sólo aumentaron 25 puntos base.
Hablando de claridad, dijo que habría 6 aumentos en este 2022 y quizá otros 3 más en 2023. Lo más factible es que estos aumentos sean de 0.25, y para finales de 2023 la tasa podría llegar a 2.50% o 2.75%. Conclusión: entre más claro y preciso sea el Banco central, mejor y mayor certidumbre habrá.
El mercado seguirá de cerca la evolución del conflicto Rusia-Ucrania y también de la pandemia. La semana pasada fue positiva y ésta empieza de manera negativa. Ayer en EEUU pesaron muchas declaraciones precisamente de Powell expresando preocupación por la inflación.
@juansmusi​​​​​​​

Pocas, pero hay buenas noticias.

Llevamos ya una racha negativa y con muy malas noticias, y me llama mucho la atención cuando mis lectores, clientes y amigos me dicen “¡Ya me da miedo leerte!” y la verdad es que busco ser realista y equilibrado. Tanto en mi vida diaria como en mi forma de ser, me defino optimista; pero el optimismo en mercados puede llevarme a perder la objetividad. Y es con ese realismo que hoy quiero platicarles una serie de buenas noticias que, por todo lo que ocurre hoy, pierden relevancia.
La agenda esta semana está nutrida. Habrá decisión de política monetaria el jueves por parte de la FED, y se espera un alza de 0.25%, que con la inflación más alta en 4 décadas y llegando al 7.9% en su cifra anual, seguramente se lleva a cabo. Lo bueno es que pudo haber sido de 0.50% y parece que la FED con todo lo que ocurre…prefiere irse lento. También hay junta de política monetaria en Japón, Inglaterra y Brasil.
Los dos últimos seguro suben tasas y Japón podría simplemente acelerar más la reducción de estímulos, es decir, menos liquidez para luchar contra el aumento de precios. Aparentemente habrá pláticas e intentos por llegar a un acuerdo de paz entre Rusia y Ucrania: hay optimismo de que se pueda lograr algo, pero en concreto no hay nada y los ataques rusos se han intensificado. Que Ucrania abandone los planes de pertenecer a la OTAN se ve posible, pero reconocer como Rusia a Crimea, Donetsk y Lugansk y su desmilitarización, es más complicado.
En China resurge El COVID; hay cierres y confinamiento, por lo pronto hasta el 20 de marzo los negocios no esenciales permanecerán cerrados y esto trae preocupaciones en abastos de partes, un buen ejemplo es el caso de un componente de productos Apple que le provee Foxconn, ubicada en Shenzhen.
Bueno, y como lo prometido es deuda, las buenas noticias son las siguientes:
1.- Las finanzas públicas en México se mantienen razonablemente estables, sí ha subido el apalancamiento, pero de momento no amenaza con que nos quiten el grado de inversión.
2.- Las reservas en Banco de México están arriba de $200 mil millones de dólares. Hasta ahora se mantiene autónomo nuestro banco central.
3.- La actividad económica en Estados Unidos nos va a seguir “jalando”.
4.- La entrada de divisas sigue siendo buena -es claro que podría ser mejor- pero con los precios actuales del petróleo, las remesas, la inversión extranjera directa (que no mejora, se mantiene y mucho es reinversión de compañías ya establecidas en México) y el superávit comercial (debido a la débil actividad económica), han bajado las importaciones. Normalmente aquí somos deficitarios.
Lo que hoy ocurre con los mercados es inevitable y en su mayoría son noticias globales que afectan las valuaciones de los portafolios. Es claro que hoy muchas acciones están muy por debajo de su valor y que, si no hay necesidad de liquidez, hay que mantener y esperar.
Hoy con pesos, prefiero estar líquido y buscar de nuevo un momento oportuno para comprar dólares. El nuevo rango de entrada me gusta debajo o en $20.50
@juansmusi​​​​​​​

Poca visibilidad

Desafortunadamente no se ve solución en el corto plazo al conflicto Rusia vs Ucrania, o sea, a la invasión rusa, propiamente dicho. Saber hasta dónde puede llegar, si esto va a escalar o complicarse más, o bien, solucionarse pronto, hoy es imposible. Y es esa incertidumbre precisamente la que tiene de nuevo a los mercados en cifras negativas desde la semana pasada y en la apertura de ésta que comienza.
Las acciones de empresas que están sanas; incluso superando expectativas de ventas a nivel global y que no tienen nada que ver con la guerra, también bajan, ¿por qué? Pues porque ante tal miedo, los inversionistas prefieren refugiarse en otra clase de activos que no ofrecen rendimiento, pero que sirven de refugio.
El instrumento más común para este tipo de circunstancia es el bono del tesoro norteamericano denominado en dólares; y es también por esa razón que el dólar se ha fortalecido contra todas las monedas al punto de cotizar cerca de los $21.30. Era de esperarse. Lo he venido diciendo –desde antes de que llegara a $20 el tipo de cambio- y lo vuelvo a repetir: estar invertidos en dólares en acciones de empresas AAA, me parece la clase de activo correcta en la que hay que invertir.
Hay que ser pacientes, aguantar la volatilidad y definitivamente esperar a que el precio regrese a los niveles que estaban, soportados por sus fuertes cimientos y su baja o nula correlación a lo que pase en la guerra. La correlación que sí existe y de manera directa, es que al ser acciones y haber una guerra, bajan. Las posturas de ambas partes siguen siendo muy firmes y polarizadas, por eso no se ve un acuerdo pronto. ¿Deben salir ahora quienes ya están invertidos? No lo recomiendo porque, aunque traigas o no utilidad acumulada, vender ahora es malbaratar y si no estás invertido, cuando regrese el alza no la vas a capturar y es imposible atinarle a ese preciso momento. En este sentido, creo que el que quería comprar dólares, a este nivel no debe hacerlo. En el frente inflacionario las noticias tampoco son buenas, pues Rusia y Ucrania son grandes productores de trigo, metales, energéticos y otros alimentos.
Con las sanciones impuestas a Rusia, el petróleo WTI ya rebasó los $120 dólares por barril; hasta el momento la OPEP sigue sin modificar por esta extraordinaria situación la oferta diaria que ya habían acordado. Valdría la pena que lo hicieran. Los precios de alimentos y muchas materias primas también están aumentando considerablemente.
La semana pasada en el frente económico las noticias en Estados Unidos fueron positivas; los reportes corporativos siguen confirmando que 76% de las empresas tuvieron utilidades y cifras superiores a las esperadas. También el dato del empleo de febrero fue positivo, ya que se esperaban 423,000 pero se crearon 678,000 nuevas plazas.
Esta semana es bien importante en materia de inflación, México da a conocer la de la segunda quincena de febrero mañana y Estados Unidos el jueves, también publicarán su inflación Brasil, China y Alemania. Es muy probable que todavía no reflejen un comportamiento a la baja o estable, por lo dicho anteriormente.
También hay reuniones de política monetaria del Banco Central Europeo, Polonia, Hungría y Perú. Por su parte la FED y Banco de México tendrán sus decisiones de política monetaria más adelante, la FED la siguiente semana y Banxico en dos semanas. Hay que tener calma, paciencia, esperanza, y evitar tomar decisiones precipitadas.
@juansmusi​​​​​​​​

El mundo responde a Rusia

Incertidumbre y volatilidad serán las constantes en tanto no termine este conflicto de Rusia vs Ucrania. La semana pasada fue sin duda muy negativa, pero terminamos con una sesión de viernes muy positiva (de hecho, igual de irracional que las jornadas negativas) pero sí, así son los mercados en épocas de crisis, guerras y recesiones.
Hasta ahora la guerra ha cobrado una cuota diaria de vidas humanas que se puede equiparar a la de países con altos niveles de inseguridad –no con ello lo minimizo, pero quiero decir que no ha tomado las proporciones de una guerra. Por un lado, el mundo busca lastimar a Rusia, y lo hace a través de sanciones y embargos que responden a la idea de dañar al país y a Putin: la más reciente fue este fin de semana, en donde Estados Unidos, Europa, Japón y Canadá le retiran el sistema SWIFT (Society for Worldwide Interbank Financial Telecommunication), que es un sistema de mensajes seguros que reúne a más de 11,000 instituciones financieras de más de 200 países.
Este código es utilizado para los envíos de fondos entre países. También en Europa y el mundo han decidido paralizar o congelar al Banco Central Ruso, en donde Putin atesora más de $600 mil millones de dólares. Para fines prácticos, los rublos rusos no se pueden comprar ni vender con otros países; y evidentemente con estas medidas, los mercados rusos y su moneda se han desplomado.
La reacción inmediata ha sido una enérgica decisión del Banco Central ruso de llevar las tasas del 9.5% al 20% para tratar de evitar una fuga de capitales, y ya existen operaciones a tipo de cambio “obligatorio u oficial”, de manera que también la moneda está intervenida, y para contener una mayor devaluación, ha dejado el régimen de libre flotación, aunque a pesar de ello del viernes al lunes, se devaluó el 31% pasando de 83 a 109 rublos por dólar.
Adicionalmente, después de experimentar pérdidas muy fuertes en el mercado de valores han decidido no abrir la Bolsa Rusa. Todas estas medidas, que se suman a restricciones económicas, compra y venta de energéticos, conexiones digitales y cierre del espacio aéreo, lastiman a Rusia; pero apenas van 5 días de que comenzó la invasión y es altamente incierto lo que pueda pasar.
Ha habido esfuerzos diplomáticos y acercamientos de ambos países, pero que hasta ahora no han rendido frutos y el propio Volodymyr Zelensky, presidente de Ucrania, dice que están muy lejos de una solución. Como consecuencia de lo anterior tenemos de nueva cuenta al petróleo cotizando por arriba de los $100 dólares por barril.
En otros temas, tenemos una agenda económica en la que destaca la inflación en México, que no cede: la cifra anual sigue por arriba del 7%. Si el conflicto se prolonga, el petróleo y muchas otras materias primas seguirán subiendo, y esto es malo para la inflación. Tenemos un ligero superávit en la cuenta corriente (o sea que entran más dólares de los que salen), explicado todavía por una débil situación económica y por las remesas, que son altísimas.
En Estados Unidos habrá una comparecencia de Jerome Powell ante el senado y se espera que la creación de empleos que se dará a conocer el viernes, arroje una cifra de 350 mil nuevos empleos creados en febrero. Todavía esta semana continúan los reportes trimestrales en los que destacan Costco y Target, y en México FEMSA y PEMEX.
Sigo pensando que es buen momento para invertir en dólares debajo de $20.30 y comprar activos AAA en esa moneda.
@juansmusi

¿Qué hago?

Es la pregunta que más me han hecho en los últimos dos meses y…es normal. Ha habido una reducción importante en las utilidades, y para quienes entraron recientemente, pérdidas en los mercados accionarios. Hay dos grandes causantes: La FED y el tema de Rusia vs Ucrania. Esta situación tiene, como todas, una arista negativa y otra positiva.
Hablemos primero de la FED, donde el problema de raíz es la inflación, pues si empieza a ceder, que parece haber indicios de que así es -según lo indican las minutas de la FED-, la noticia es positiva y en su primera reunión de marzo el aumento podría ser de 25 puntos base, en vez de 50. Si lo anterior ocurre, el escenario es favorable y podría regresar mucho del rendimiento.
En el año habrá 7 reuniones y dependiendo lo que pase con el alza de precios, la tasa que hoy está en 0.25% podría llegar a 2 o 2.50%. Claramente el escenario negativo es que la inflación no se detenga y todo esto sea más agresivo.
En cuanto al tema de Rusia y Ucrania, es altamente incierto qué vaya a pasar y los posibles escenarios son tres. 1.- Que Ucrania se incorpore a la OTAN con cambios en el orden político. 2.- Que Rusia invada Ucrania y Putin asuma el control y 3.- Que haya una solución diplomática en la que Rusia se retire. El peor escenario es el 2, que implica guerra y con ello las consecuencias terribles en pérdidas de vidas; pero también una serie de afectaciones económicas que les pegan a esos dos países y al resto del mundo, ya que hay mucho intercambio comercial desde y hacia Rusia y Ucrania.
Lo que hemos visto hasta ahora en materia de mercados es una baja importante, en muchos casos de más de 15% en acciones y empresas cuyas valuaciones a estos niveles seguro se repondrán. El problema es que no se sabe ni cuándo ni cuánto más puedan caer si los dos problemas anteriores se agudizan.
Los que ya estaban invertidos, muchos sólo están abajo en sus utilidades y niveles máximos. Los que invirtieron recientemente, están perdiendo; y, por último, los que no han invertido o tienen liquidez es un buen momento para comprar acciones con mucho valor y que no están sobrevaluadas y con la ventaja de tener un nivel muy decente en el tipo de cambio, que ronda los $20.30.
Cuando analizas fríamente qué hacer cuando los mercados se ajustan así, mi recomendación (asumiendo que traes un buen portafolio), siempre es esperar y no precipitarse, no es momento de tomar decisiones de salida y con ello dejar de ganar o aún peor, de perder. Si algo puedo recomendar es entrar con más y promediar costos abajo gracias a los recientes descuentos.
La gran desventaja de este consejo es que no estamos ciertos de que ya se tocó fondo o vimos lo peor; es cuestión de paciencia y recordar que siempre, siempre, la permanencia paga. Salirte hoy para estar líquido no te paga ni la inflación; irte a bonos de largo plazo cuando las tasas van a subir, te va a pegar en las valuaciones y también te va a costar. Por eso, sin duda la mejor alternativa es ser pacientes y, si se puede, comprar para promediar mejor: evita vender y perder o desesperarte en estos momentos en que confío que en el segundo semestre del año las condiciones mejorarán.
La única forma de capturar el alza y regresar con fuerza es estando invertidos, de otra manera necesitaríamos una bola de cristal para vender en el momento justo y volver a entrar antes del alza. Desafortunadamente eso es imposible.
@juansmusi​​​​​

En manos de la inflación

Tal y como se esperaba, Banco de México subió la tasa de referencia 0.50 puntos base para llevarla a un nuevo nivel de 6%. Parecía obvio un actuar decidido que promoviera enérgicamente un movimiento alcista; sin embargo hay 5 miembros en la junta de gobierno: uno que siempre va en contra -parece ya de chiste-, y una nueva gobernadora en el Banco Central que designó el presidente. Pues para sorpresa de los mercados y analistas, sólo hubo un voto disidente -del mismo de siempre-, y la nueva gobernadora manda una señal de confianza, haciendo lo que tenía que hacer y no buscando agradar o complacer al presidente.
Con eso positivo me quedo. Para Banxico fue relativamente fácil actuar, porque la inflación publicada el miércoles anterior volvió a salir por arriba de lo esperado y seguimos en torno al 7% en la cifra anual. Desafortunadamente, la inflación no cede y en todo el mundo es el enemigo a vencer. Además, en esta ocasión y durante el 2021 fue un fenómeno inflacionario atípico.
La demanda no obedece necesariamente a una situación boyante en el consumo, sino más bien a problemas de escasez y en cadenas de suministro que hacen que haya una sobredemanda por una oferta limitada que nos deja la pandemia por cierres temporales de empresas, puertos y demás problemas logísticos. Es cierto que también hay mucha liquidez en algunos países en donde la demanda es producto de este exceso.
También es cierto que hay otras preocupaciones: Rusia y Ucrania parece que se acercan cada vez más a un conflicto que a una solución y esta es una variable muy preocupante que puede traer consecuencias terribles, pérdidas humanas y afectaciones económicas en la región y Europa muy significativas.
El mercado sigue sin ir a ningún lado y seguirá todavía muy negativo después de enero y lo que va de febrero. La principal causa es la Reserva Federal y su actuar en teoría en marzo. Hoy todos anticipan que le van a meter un golpe a la inflación de manera decidida también incrementando la tasa de 0.25% a 0.75%; y ese “trancazo” de 50 puntos base ha promovido la salida de mercados accionarios e inversionistas defensivos que se quieren refugiar en activos de menor riesgo.
En todo el mundo, alzas de tasas significan un incremento en el costo del dinero o de los créditos. Pero en Estados Unidos son muy sensibles, ya que ellos viven de financiarse a tasas muy bajas en todo: deben la casa, sus contenidos, el coche y todo lo que puedan financiarse. Al subir la tasa la Fed, tendrán que destinar mucho más de su ingreso para poder cumplir con sus créditos y por ende tendrán menos dinero para gastar. Un arma muy poderosa que usan los bancos centrales para tratar de contrarrestar el fenómeno inflacionario, y -en el caso de ese país- sin descuidar el crecimiento económico.
En conclusión, si la inflación sigue alta y no cede este año, será una pesadilla en muchos sentidos. Si la inflación cede en algún punto, las cosas pueden enderezarse. Creo que Banco de México puede subir 5 veces más la tasa, independientemente de lo que haga la Fed, que también podría subir 4 veces.
Creo que vamos a sentir esta turbulencia en el primer semestre. Hay que aguantar y ser selectivos, y el segundo semestre será seguramente mejor. Para poder ganar en un año de alza de tasas, hay que estar bien invertidos y ser pacientes. Es imposible salirse y estar dentro cuando esta calma regrese.
@juansmusi​​​​​

Turbulento inicio

Sigue la incertidumbre y malos resultados en los mercados. La semana estuvo marcada por un reporte regular de Facebook, pero sobretodo una perspectiva mala en el corto plazo, y fue así como se desplomó al día siguiente más de 20%, y entre el viernes y el lunes, otro tanto más. De Facebook preocupan muchas cosas, pero lo que más le impacta es en la venta y comercialización a través de dispositivos Apple, que por temas de privacidad de datos dejaron de percibir billones de dólares en ventas. Zuckerberg y su equipo están trabajando en esos problemas, en los hackeos y en el metaverso. Sin duda es probable su reinvención y buenos resultados, pero el corto plazo no luce bien.
Contribuyó positivamente el reporte y resultados de Amazon, que en contraste subieron cerca de 20% y ayudaron a revertir el sentimiento negativo que también provocaron PayPal y Netflix.
Apple, para variar, tuvo un extraordinario reporte. Los mercados han tenido un mal inicio, pero sin embargo no hay que desesperarse ni precipitarse. Los que ya llevan mucho tiempo invertidos simplemente se han reducido sus utilidades y los que han perdido recientemente, deben esperar y estar invertidos, pues si son buenas empresas, los rendimientos ahí estarán.
Hay buenas noticias en la economía de Estados Unidos. La creación de empleo salió muy por arriba a lo esperado: se generaron 467,000 nuevos empleos en el mes de enero contra los 175,000 que se estimaban, y el crecimiento del PIB del último cuarto del año también sorprendió para bien. Esto es bueno porque invariablemente, jalan a México.
Las bancas centrales del mundo siguen actuando de manera decidida y aunque el Banco Central Europeo no aumentó, si nos sorprendió el de Inglaterra con un primer incremento de 0.25 puntos base. En Brasil la tasa de referencia subió 150 puntos base y se ubica en 10.75%. Los problemas de inflación en México y el mundo no terminan.
Mañana conoceremos el dato de inflación de la segunda quincena de enero y se estima que vendrá un dato alto que podría regresar a la inflación anual a niveles de 7.3%. De ser así, el jueves le toca al Banco de México decidir el rumbo de la tasa de referencia y se estima que se podría subir 0.50%, para llevar la tasa a 6%. Está será la primera reunión del año y también la primera con la nueva Gobernadora.
Entre más avanza el año, más claro me va quedando que el tema de la inflación hoy es el reto y enemigo a vencer como lo fue en el 2021; aunado a todo esto sigue siendo tema la pandemia y el posible conflicto armado entre Rusia y Ucrania que hoy ya tiene desplegados a más de 130,000 soldados. El petróleo vuelve a un nivel que no veía hace años y cotiza por arriba de los $90 dólares.
Esto es malo para los países consumidores, pero bueno para los productores; también es malo para la inflación y considero que es neutral para México, ya que la producción de crudo y la importación de gasolinas neutraliza este posible beneficio para PEMEX. El tipo de cambio arranca cotizando por arriba de $20.60, ha estado presionado por un entorno adverso, así como por la incertidumbre del conflicto militar.
@juansmusi​​​​​​

La lucha contra la inflación

Ya vimos cómo el año pasado lo más trascendente en mercados y materia económica fue la inflación, y por ello no cabe duda de que es tan relevante que modifica tasas de interés, desempeño bursátil, tipos de cambio y, desde luego, hasta el crecimiento económico.
El desarrollo de un país, la mejora en la calidad de vida y la estabilidad macroeconómica no es posible si no hay una inflación controlada o al menos dentro del rango que establece el banco central de cada país. Con altas inflaciones, la preservación del poder adquisitivo, la posibilidad de tener un crédito hipotecario, un crédito para las empresas sin importar su tamaño, un crédito automotriz y hasta créditos al consumo, se antojan imposibles.
Tener condiciones de estabilidad y bajas tasas de interés que nos permitan tener acceso a créditos, no son factibles si la inflación no es baja y estable por un plazo mediano o largo. En otras palabras: el impuesto o lastre más grande para un país, es el aumento de los precios de manera desordenada. Y es así como el 2021 transcurrió, con inflaciones muy altas, no vistas desde hace más de 30 años en muchos países del mundo.
A este factor hay que añadirle que seguíamos -y seguimos- con la pandemia, con problemas de abasto de materiales e insumos y con aumentos de locura en los fletes.
El 2022 debe ser mejor (o aunque sea menos peor) en casi todos sentidos; con inflaciones más moderadas, pero aún altas y una mejora en las cadenas de suministro y abasto de bienes y servicios.
Entonces, ¿qué está pasando, que los mercados han tenido tan mal arranque, en promedio bajas de 15% y los inversionistas con mucha cautela? Pues está pasando justo lo que comentaba al principio: la FED, quien dicta la política monetaria de Estados Unidos y por ende del mundo, va a actuar y lo hará mucho antes del tiempo esperado y con más agresividad a la proyectada.
El año pasado se pronosticaban aumentos en la tasa de interés hasta 2023 y de manera muy lenta. Hoy, y después de oír a Jerome Powell la semana pasada, los aumentos son inminentes en marzo y ya no solo se esperan 3 eventos de 0.25 puntos, podrían ser 4 y por ahí algunos de 0.50 puntos.
En resumen, los mercados han tenido un pésimo mes digiriendo este cambio de dirección en la política monetaria, que es enorme y muy trascendente. Sin embargo, creo que a esto se suman las reducciones de los estímulos monetarios y del circulante, así como en las hojas de balance, impactando negativamente en los mercados.
El Covid sigue siendo un lastre y una preocupación económica y sanitaria. Y, por si fuera poco, está latente la posibilidad de que escale un conflicto armado en Ucrania, donde una invasión rusa es probable. Sigo recomendando calma y mantener inversiones en acciones selectas, ser paciente y de ser posible, comprar más.
Esta semana es muy relevante en materia de información y ayudará mucho al mercado a tomar rumbo, habrá datos del empleo el viernes en Estados Unidos, y se espera una creación de 175,000 nuevos puestos de trabajo. También habrá decisiones de política monetaria del Banco Central Europeo, del de Inglaterra, Brasil y Australia.
El tipo de cambio abre la semana en el rango de $20.60, seguro estará volátil y consideraría volver a entrar debajo de $20.50
@juansmusi

La paciencia paga

El año empieza de manera complicada, pero eso no quiere decir que así será todo. Los contagios y efectos de la pandemia siguen siendo el principal foco de atención.
La economía aún está lastimada y no le ayudan los cierres, las limitaciones y las complicaciones en entregas y logística. No hay garantía de que esta cepa sea la última, pero lo que es un hecho es que con el pasar del tiempo, nos toma mejor preparados, vacunados y acercándonos a la inmunidad de rebaño.
Las nuevas variantes pueden volver a hacer daño, sin duda, pero también cada vez estamos más cerca de tener un tratamiento. Creo que finalmente, aunque sigue siendo una gran preocupación, el futuro en este asunto es más alentador.
Tenemos una semana llena de información y de noticias que pueden cambiar el sentido negativo de los mercados hasta ahora. Hay muchas grandes empresas que reportan esta semana, como Apple, Microsoft, Intel, Boeing y Caterpillar, entre otras.
Ojalá y estos reportes reviertan con hechos la tendencia actual, pienso que sí, vienen noticias positivas.
También esta semana hay reunión de política monetaria de la FED, mañana habla Jerome Powell y me parece que su discurso puede ayudar a calmar un poco lo turbulento de estos días.
El mercado tiene miedo a un discurso que vaya por el lado de una Banca Central más agresiva que empieza a actuar antes de marzo, y aunque no creo que mañana empiece, sí podría ser en febrero y en vez de irse despacio con 4 subidas de 0.25, podrían ser algunas de 0.50 puntos. Powell no va a calmar por calmar, será objetivo y dirá lo que la FED piensa de la inflación y de su actuar en el presente año.
Siempre creímos que este año no podría ser igual de bueno que los anteriores, pero también estamos ciertos de que, tomando las decisiones y acciones correctas, el año será positivo -con menos ímpetu y volatilidad- pero positivo.
No ayudan y no contribuyen a esta situación los conflictos geopolíticos entre Rusia y Ucrania y la posible intervención de Estados Unidos; tampoco creo que se pueda complicar y detonar acciones militares, ya que Putin sabe de sobra que hay una inferioridad económica y militar muy clara. Los precios de los energéticos han seguido al alza y no es para menos, ya que esta zona es vital proveedora (y conexión) de más del 70% del gas del continente europeo.
La sana medida de las bancas centrales de dejar de imprimir dinero y seguir promoviendo un exceso artificial de liquidez, ha ocasionado un crack en las Cripto monedas: de su máximo al nivel de hoy, ha caído 85%. También hay bajas importantes en las acciones y activos de mayor riesgo. Creo que hay valor y la permanencia y la selección oportuna de activos, pagará.
Ayer conocimos la inflación en México y la buena noticia es que sale por debajo de lo esperado, moderándose del 7.36% al 7.13% anual.
Quienes han invertido y participado en el mercado llevan importantes utilidades y lo único que recomiendo es esperar, y aquellos que no han estado dentro, los actuales niveles de muchas acciones son atractivos con una visión de largo plazo.
El tipo de cambio ya operando cerca de $20.70 y si no hay calma después de la FED, difícilmente se apreciará en el corto plazo.
@juansmusi​​​​​​
1 2 3 4 24