Citigroup: las cosas como son

Ha habido mucha especulación y ruido, así como desinformación y amarillismo en torno al tema de Citigroup y su decisión de vender los negocios de la banca de menudeo.
Esta banca es un conjunto de servicios de inversión, captación, crédito y afore en donde la más sencilla explicación es que ya no quieren tener un mercado de muchos clientes con saldos bajos y medios, y se quieren enfocar en pocos clientes con mucho dinero. La decisión es estratégica y no silo incluye a México, sino a 16 países más.
Si Banamex descuidó, no supo continuar ese negocio, no le invirtió igual que la competencia a la plataforma tecnológica y digital, si sus áreas de cumplimiento se volvieron muy costosas y complicaban la vida con los clientes, etc.; todas estas son posibles razones que juntas, facilitaron esta decisión. De cualquier manera, la rentabilidad de haberlo comprado hace muchos años y hoy venderlo, es satisfactoria.
La realidad es que en esta ocasión la salida de un gigante de México y de una marca emblemática, no responde a la desconfianza o incertidumbre que en muchos otros casos sí ha sido la razón más importante para salir de nuestro país. Aún NO sabemos quién lo va a comprar, pero si algo puedo decirle a quienes son clientes y están preocupados es: no se preocupen, esperen, y con calma y sin precipitarse decidan si se quedan o se van.
El nuevo comprador será alguien que cuente con las autorizaciones de SHCP (Secretaría de Hacienda y Crédito Público) y de la CNBV (Comisión Nacional Bancaria y de Valores) e intuyo que será un grupo financiero. Dicho lo anterior desde el punto de vista legal, de certeza e institucionalidad, no hay problema alguno. Será solo cuestión de gusto o comodidad si los clientes deciden continuar con el comprador. En este tipo de transacciones la mayoría se quedan y apenas un porcentaje minoritario decide emigrar.
También hay que decirlo: esta operación no afecta a la bolsa ni al peso, y tampoco le suma o resta para efectos de la percepción del riesgo país. Creo que es negativo que una marca icónica se salga del país en ese negocio, ya que implícitamente mucha gente perderá su trabajo porque seguramente vendrá una reducción importante en costos –y con ello seguramente el cierre de muchas sucursales.
Mientras tanto los mercados siguen atentos a lo mismo, a una FED que seguro subirá tasas pronto, en marzo, al desarrollo de Ómicron y sus posibles repercusiones. Siguen los problemas también en la cadena de suministro y tampoco se ve en el corto plazo que bajen los costos en las materias primas, fletes y servicios. 2022 será menos malo en ese sentido, pero seguirá siendo un año con altas inflaciones y con la resaca de muchos problemas del 20 y 21.
El peso mexicano ha estado fuerte y sigo pensando que es un buen momento para aprovechar y consolidar portafolios en dólares en acciones muy selectas. Las razones de esta fortaleza tienen que ver con un entorno menos adverso, con un diferencial de tasas entre los países atractivo y con los precios del petróleo que casi han alcanzado los $85 dólares el WTI.
Arrancó de manera virtual -no presencial- el foro de Davos, Suiza, y le tocó a Xi Jinping inaugurar con un discurso conciliatorio acerca de cómo debe integrarse el mundo para cooperar y lidiar con la complicada situación global.
@juansmusi​​​​​​​

Al mal tiempo, nuestra mejor cara

Arranca el año con una semana negativa en mercados, así suele pasar en muchos inicios. Los mercados en general se ajustaron y el dato del empleo en Estados Unidos decepcionó. Se esperaba una generación de 400,000 empleos nuevos en diciembre y solo se generaron la mitad.
La tasa de desempleo bajó y es por eso que el dato no fue tan mal visto. El rango en el que está esa tasa hoy, es al nivel pre pandemia. Las razones de las bajas siguen siendo las mismas, las consecuencias económicas que trae consigo está nueva variante de la pandemia que está imparable y que, aunque es menos agresiva tiene repercusiones importantes. La segunda razón es el lenguaje y comunicados de las Bancas Centrales, pero en especial de la FED.
La semana pasada se acelera y ve la posibilidad en un 70% de que la primera subida de tasa sea en marzo. Recuerden que inicialmente la FED decía que todo el 2022 transcurriría sin alzas. Lo vuelvo a enfatizar, este actuar del banco central norteamericano modifica y alcanza a todas las variables macro económicas, desde el crecimiento económico, costo del dinero, desempeño de las inversiones y de las monedas. Pero parece que la inflación no va a ceder pronto y si bien será menor a la del 2021, pero aún lejos de los objetivos anuales.
En México el 2021 dio como resultado una inflación superior al 7% en México y Estados Unidos. La de nuestro vecino la conoceremos en forma precisa mañana.
El día de hoy comparece ante el senado Jerome Powell para encabezar a la FED por otro periodo más de 4 años. El mercado descuenta o anticipa que así será, buenas noticias y continuidad en la FED. Que envidia diríamos algunos.
Este año tendrá muchas secuelas de los dos anteriores y aunque nos agarra mejor parados y vacunados, se parecerá en mucho.
México va a enfrentar importantes retos este año. La importancia de que no se siga polarizando a través de políticas públicas, la consulta a la revocación de mandato, la reforma energética y electoral, así como a múltiples acciones que traen como consecuencia una mayor concentración del poder. Preocupan los ataques y la búsqueda de hacer menos al INE, el avance del crimen organizado y como se puede seguir concentrando el poder en Morena, este año hay 6 gubernaturas más en juego.
También es digno de señalarse como se ha seguido fortaleciendo a través de presupuesto y asignación de responsabilidades a las fuerzas armadas. Seguiremos observando de cerca las finanzas públicas que cada año son más delicadas y que eventualmente podrían costarnos el grado de inversión.
El 19 de enero inicia de nuevo la temporada de reportes corporativos y de nuevo se anticipan buenos reportes y si sigue la tendencia de los años anteriores, los reportes excederían las expectativas. En muchos casos es el mejor reporte del año dado al vínculo que tienen con el alto consumo decembrino.
Considero que con los reportes que vienen y los recientes descuentos en muchas acciones del sector tecnológico, así como el tipo de cambio en un rango de $20.30 a $20.50 oportuno entrar de manera selectiva. El resto de la semana debes ser tranquila ya que no es una semana con mucha información financiera, el mercado seguirá muy atento al Ómicron y su evolución.
@juansmusi

Optimismo del año nuevo

Todos los años empezamos con mejores expectativas en general con respecto al anterior. Pienso que es en general una condición humana el querer mejores cosas para el futuro y desearlas, sin embargo, debemos ser realistas y buscar objetividad.
El año 2020 fue muy malo y tener una expectativa de rebote y mejora para el 2021 no era cosa difícil, lo que fuera sería mejor a uno de los peores años de la historia reciente. Además, después del encierro, un rebote agresivo era de esperarse.
El 2022 creo que tiene bases para ser un mejor año que los dos anteriores, pero solo eso, mejor y no un año espectacular. Con el realismo y objetividad que un analista y asesor debe tener veo cosas en las que podemos mejorar y otras en las que difícilmente será mejor al 2021.
El crecimiento económico en número o cifra nominal, no será mayor al 5.5% o 5.8%. Pero recordemos que venimos de un -9%. El 2022 debe ser un año que ronde entre el 2% y 3% y que pueda acercarnos al PIB real que teníamos en el 2018.
Será un año complicado porque seguramente los insumos seguirán subiendo de precios y la logística seguirá fallando y cara. La creación de empleo seguirá creciendo estable, pero de manera moderada. La inflación después de un pésimo año, que por cierto este viernes se conocerá la de la segunda quincena de diciembre y por ende la cifra anual, podamos ver una cifra entre 7.4% y 7.8%, este 2022 se podría mejorar sustancialmente, pero se ve difícil regresar a la tasa objetivo de 3% más o menos 1%.
La obtención de recursos y financiamiento se va a endurecer y encarecer. La tasa de referencia aumentará y con ello el costo del crédito. Cuando esto pasa, los bancos y financieras además de incrementar la tasa y sus diferenciales, son más estrictos y selectivos en el análisis crediticio. Los pequeños y medianos empresarios y emprendedores no tienen acceso a financiamiento atractivo.
El tipo de cambio seguramente verá mejores y peores meses, pienso que si no perdemos el grado de inversión el rango será de $20.30 a $21.50. Recordemos que cuando lasa tasas suben en EU el dólar se fortalece y poco se puede hacer localmente para contrarrestar esa fuerza. Este movimiento podría iniciar en mayo y para entonces Banco de México podría ya haber incrementado por lo menos otros 50 puntos base y llegar con la tasa de referencia al 6%.
Los mercados financieros creo que pueden tener un buen año, pero de manera muy selectiva y desde luego menos bueno a los anteriores. Los índices están ya muy adelantados y si podrían subir, pero menos. El valor está en empresas que pueden recuperarse después de años malos y en otras que a pesar de que han subido, lo pueden seguir haciendo soportados por sus ventas y utilidades.
En materia de pandemia, Ómicron está siendo muy contagiosa. Todos tenemos a varios conocidos infectados. Sin embargo, la vacuna y el conocimiento médico nos ponen hoy en una posición mejor a la de hace un año o más. La inmunidad que dan las dosis ha resultado hasta ahora en contagios menos delicados y una menor mortandad. No hay que confiarse, hay que vacunarse.
Hoy las afectaciones de esta cepa son innegables, hay cierres de países, negocios, gente que no acude a sus centros de trabajo y en muchos casos, sin regreso a las escuelas. Todo lo anterior vuelve a impactar la economía. ¡Deseo un gran año a todos y si, pinta complicado, pero mejor!
@juansmusi​​​​​​​

Eventos clave 2022

El 2022 no se ve fácil, seguramente será un año complicado que tendrá todavía muchas secuelas del 2020 y 2021. Pero también tendrá retos y eventos que lo marcarán. Se antoja complicado porque todos los retos y problemas que presentó el 2021 no se arreglan de la noche a la mañana y sobretodo la inflación, los problemas de abasto, logística y cadena de suministro seguirán un tiempo antes de que se normalice.
A continuación los eventos que definirán el rumbo del próximo año:
1.- Actuación de la FED y bancas centrales: Por supuesto que la FED definirá el rumbo de los mercados cuando las tasas empiecen a subir. Volatilidad en la bolsa, baja en los precios de los bonos, fortalecimiento del dólar y reacción en cadena de otras bancas centrales para responder a dichos movimientos.
La gran duda es si empieza a hacerlo en mayo o después y si hace 3 incrementos como ya lo anticipó Powell o más. Esta acción dependerá en gran medida de cómo se esté comportando la inflación en la primera parte del año. Es así de simple, si sigue mal subirá más veces tasa y más pronto, si mejora, podrá posponerlo un poco e incrementar más paulatinamente. Lo que haga la FED tendrá impacto en todo, también definirá que harán las principales bancas centrales del mundo, esto incluye al Banco Central Europeo, al Banco de Inglaterra, Japón y desde luego al Banco de México que tendrá nueva gobernadora.
2.- Oferta y demanda: Habrá que ver e ir monitoreando como se van comportando la oferta de productos y el abasto de partes. Los costos de los fletes, que difícilmente regresarán porque las navieras ya vieron que el mercado está dispuesto a pagarles 3 o 4 veces más por el servicio. Así es , de $4,000 usd a $15,000 usd . Veremos si las partes y componentes de la industria automotriz y algunas otras tecnológicas ya cuentan con chips para empezar a normalizar el abasto de coches, teléfonos y computadoras principalmente.
3.- Política en EU: Hay demasiadas cosas en juego en ese país. El reto de estar continuamente aprobando el techo de la deuda, un plan de infraestructura que no acaba de aprobarse y elecciones intermedias que pueden empezar a definir el rumbo hacia la próxima elección. Es probable que los demócratas pierdan la mayoría y esto le complicaría más las cosas a Biden. Además podría empezar a sonar el regreso de Donald Trump como candidato republicano a la presidencia. Dependerá mucho cómo llegue la popularidad de Biden en ese momento.
4.- Covid, Delta, Ómicron, etc: Todavía no sabemos bien que tanto más y cuánto más daño hará Ómicron y las posibles futuras mutaciones del virus. Es un hecho que vacunarse ayuda, tener una tercera dosis, más, pero aún hay mucha población que no lo ha hecho y el virus seguirá mutando. ¿Hasta donde seguirá cobrando vidas y dañando a las economías?
5.- México: 2022 es el cuarto año de esta administración. Los retos serán muchos, pero principalmente mantener las finanzas públicas sanas, mantener el grado de inversión, la institucionalidad del Banco Central y del INE, la certidumbre sobre la inversión y con lo anterior el apetito por invertir en nuestro país, locales y extranjeros.
El tipo de cambio sigue estable en torno a los $20.70, sigo pensando que puede acercarse a $20.50 y con ello considerar volver a armar portafolios en esa moneda. ¡Aprovecho para desear un saludable y buen 2022!
@juansmusi

Buenas acciones de bancas centrales

De acuerdo a lo que se esperaba actuaron la semana pasada muchos bancos centrales; la mayoría sin sorpresas y algunos pocos sorprenden. En resumen: el Banco Central Europeo no modifica la tasa y acelera su programa para bajar la impresión de dinero en marzo de 2022.
La Fed también eleva la velocidad de este programa para finalizarlo en marzo y da un poco más de detalles hacia adelante. Powell advierte que la tasa puede empezar a subir en mayo y habla de tres movimientos de alza de 0.25 puntos porcentuales para todo el año, es decir, la tasa subirá 0.75% para llegar a 1%.
También dijo que podrá subir otras tres veces en 2023, para terminar el año en 1.75%. Todo dependerá de que la inflación entre a su rango. Banxico subió 0.50% y llevó la tasa a 5.50% (no sorprende por lo mal que está la inflación; tampoco sorprende que la votación quedó 4-1, volviendo a ser el disidente Gerardo Esquivel, que pensaba que debía subir 0.25%.
Me preocupa que con la llegada de Victoria Rodríguez Ceja y más gente “disidente”, Banxico pierda autonomía. Espero equivocarme y que siga el buen manejo del banco y la política monetaria. Donde hubo sorpresas fue en el Banco de Inglaterra, pues subieron la tasa a 0.25%. Otra “sorpresa” fue la del Banco de Turquía, con el banquero central de adorno, pues se hace lo que Erdogan quiera.
Es tan deficiente la gestión del banco, que la lira turca se ha devaluado mucho; la semana pasada no solo no subieron la tasa, sino que bajó de 15 a 14%. La inflación es mayor a 21%; sin duda debieron aumentar, por lo que la lira tuvo una fuerte devaluación.
El jueves saldrá la inflación de la primera quincena de diciembre. No es descartable que el año cierre cerca o ligeramente arriba de 8%, una pésima noticia. El cierre de año en lo global también se ve complicado. La inflación alta, los problemas en las cadenas de suministro, los fletes y la logística con demoras y sobreprecios. La demanda en muchos casos excede la oferta.
Los mercados tuvieron dos malas noticias: ómicron, con sus preocupantes consecuencias económicas; la incertidumbre se asoma y ahuyenta a inversionistas, y no le aprobaron a Biden su programa de gasto público y se pensaba que éste ya se había superado, difícilmente se podrá lograr algo antes del cierre de año.
El tipo de cambio ha mejorado y estamos en un nuevo rango de $20.70 a $20.90. Aún se puede apreciar más y en torno a $20.50 es atractivo entrar. Me preguntan si el momento de las acciones en EU ya se agotó, y creo que no: siendo selectivo y estando en los nombres y sectores correctos, siempre se puede ganar.
@juansmusi

2021: Un cierre difícil.

Esta semana se reúnen los Bancos Centrales de todo el mundo para sus juntas de política monetaria. Destacan la FED, el Banco Central Europeo, el Banco de Japón, el de Inglaterra, de Turquía, de Rusia y el Banco de México. La pesadilla es común; las altas inflaciones, excepto en Asia donde las presiones en los precios son menores.
En el caso de los bancos centrales de países desarrollados la tasa no se modificará aún, prácticamente todos bajarán los programas de recompra de bonos mensualmente. La FED podría aumentar de 15 mil millones de dólares mensuales a 30 mil, y lo más importante será el discurso de Jerome Powell en donde podría adelantar también el proceso de alza de tasa en mayo del próximo año. En el caso de las economías emergentes todos aumentaremos la tasa de referencia.
Brasil no ha escatimado y aumenta de 100 puntos base en adelante, Turquía debería de hacerlo, pero no es un banco autónomo y hemos visto cómo la dictadura se ha impuesto a las decisiones que harían sentido: por ello la lira turca se ha vuelto a devaluar por encima del promedio de la canasta de monedas.
En el caso de Banco de México esperamos un alza que bien podría ser de 50 puntos base en lugar de 25 que han venido aumentando. La inflación está altísima (en 7.37% la cifra anual), y por ello es que duras medidas podrían anticiparse y terminar el año con la tasa de referencia en 5.50%. En Brasil la tasa Selic ya está en 9.25% y esta semana podría llegar e incluso superar el 10%.
En muchos países del mundo estamos viendo la mayor inflación de los últimos 30 años. Un año que será recordado por el aumento de precios y la pérdida del poder adquisitivo. En el caso de México será la última junta encabezada por Alejandro Díaz de León. ¡Qué complicado momento para un relevo!
Sin ser concluyente la evidencia médica y científica, parece que Ómicron es de fácil contagio, con síntomas más leves, pero sin complicar demasiado las hospitalizaciones y la tasa de mortandad. Lo que es un hecho es que se recomienda la 3a dosis o “booster” para lograr una mejor inmunidad.
El tipo de cambio regresa a niveles de $20.80 pesos por dólar y con ello la proximidad de un nivel atractivo de compra; abajo o en $20.50 se debe considerar entrar o invertir en esa moneda. El próximo año muy probablemente los mercados moderarán sus rendimientos y más cuando la FED empiece su proceso de alza.
También en ese momento el dólar se fortalecerá contra el resto del mundo y veremos si el entorno económico ya es más favorable al que vivimos hoy, en donde la demanda ha superado a la oferta y donde los costos de materias primas y logística son una locura que los productores no pueden trasladar a sus clientes.
México seguirá luchando por conservar el grado de inversión y el gobierno federal, sin abandonar los programas sociales, buscará la manera de seguir inyectando dinero a Pemex reasignando recursos de otros programas.
Al final lo que está pasando es que de una bolsa se va a la otra y la perspectiva de riesgo de Pemex no aumenta por este aval del gobierno federal, pero lo que sí puede ocurrir es que eventualmente la paraestatal deteriore las finanzas públicas –y con ello la calificación crediticia del país. Dos semanas más para darle la vuelta a un año que fue también muy complicado y para que empiece un 2022 que igualmente será difícil, pero naturalmente, siempre tenemos la expectativa optimista de que sea mejor.
@juansmusi​​​​​​​

Por un mejor ingreso

No cabe duda de que lo más importante a lo que debemos apostar en nuestro país, es a una mejor distribución de la riqueza. La desigualdad es alarmante y se debe disminuir esa brecha tan grande entre los diferentes niveles socioeconómicos. Me queda claro que es ese el qué; pero el cómo, deberá ser un proyecto a largo plazo en donde la diferencia estará en la educación y el nivel que alcance en esa materia la población del país.
Refiero a este tema por el reciente aumento al salario mínimo, con el cual estoy de acuerdo porque se trata de apoyar a los más marginados y esto contribuye a atender a ese sector de la población que, entiendo, en materia de percepciones oficiales, muy pocos reciben. También creo que no contribuirá de manera importante a la inflación.
Mejorar los salarios en México es un deber de todo empresario, pero también es muy complicado hacerlo en un entorno global y local muy adverso. El empresario hace una labor heroica en este país, en donde todo es muy complicado y se tiene que lidiar con altos costos sociales, sindicatos, delincuencia, extorsión, etc.
Sin duda el gobierno federal puede apoyar y ayudar a la empresa a través de diferentes mecanismos de apoyo: marco legal, seguridad y simplificaciones, a gastar menos, y con ello retribuir mejor a su personal. Estoy de acuerdo en que la gente en México gane más y mejor, pero aumentar el salario mínimo no es la solución.
Esta semana vuelve a ser interesante en materia de inflación, ya que se publica en México y EEUU, jueves y viernes respectivamente. El estimado de cierre de inflación para este año ya se ubica en 7.20% para todo el año.
Nos queda una reunión de política monetaria en Banxico, el 16 de diciembre, y pienso que podrían aumentar 0.50% para terminar el año en 5.50% y se estima que el 2022 podría llevarnos hasta niveles de 6.75% o 7%. Por cierto, será la última reunión que encabece Alejandro Díaz de León; a partir de enero le sustituye la ya ratificada Gobernadora del Banco, Victoria Rodríguez Ceja.
El otro gran tema será Ómicron y la gran especulación que existe en torno a esta cepa. Ayer lunes los mercados subieron de manera muy importante después de que el Doctor Fauci hiciera algunas declaraciones sugiriendo la menor agresividad y la necesidad de suministrar menos medicamentos en su tratamiento. No es concluyente, pero todo parece indicar que es menos mala de lo que se temía en un principio y debemos estar conscientes de que sería prematuro aún precisar los riesgos y alcances verdaderos.
Destaca la previsión de crecimiento del Banco de México para el 2021 que baja de 6.2% a 5.4%, y una previsión para el 2022 de 3.2%. Al final todas las complicaciones en la cadena de suministro, así como las nuevas cepas del virus, cobraron una cuota importante. Este año fue menos malo que el anterior, pero siguió siendo extremadamente complicado.
El tipo de cambio sigue algo presionado y pienso que aún no es momento de comprar, aunque ya no lo veo bajando de $20; por lo tanto, debemos estar pendientes en un momento dado para la compra de activos en esa moneda cuando se acerque a $20.50.
@juansmusi​​​​​​​

Nueva variante global, nueva variable local.

Sin duda el tema de las siguientes semanas será esta nueva variante Ómicron de Covid. El surgimiento -aparentemente en África- y todas las incógnitas en torno a ella parece que se resolverán en los próximos 15 días. El viernes pasado fue literalmente un “Black Friday” y no precisamente por el inicio de la temporada decembrina de compras, sino porque literalmente las bolsas y mercados del mundo tuvieron una sesión para el olvido ante esta nueva variante.
Son muchas las preguntas que nos hacemos, a las que hoy no tenemos respuestas; pero tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS), como los principales laboratorios y farmacéuticas coinciden que en un par de semanas habrá más certeza.
¿Qué tan fácil se contagia y propaga? ¿Las vacunas actuales nos dan inmunidad o protección como las otras variantes? ¿Habrá nuevas medidas de confinamiento, límite de actividades, cierre de fronteras, etc.? ¿Cómo impactará y a qué sectores de la economía lo hará con más fuerza? ¿Con esta nueva variante son necesarias las 3 dosis para protegernos más?
Ya como consecuencia del miedo e incertidumbre, vimos bajas en las bolsas y también en el petróleo, que hoy cotiza el West Texas Intermediate debajo de los $72 dólares, muy por debajo de los $80 que llegó a estar ante la negativa de la OPEP por incrementar la oferta.
Otra consecuencia global ha sido el fortalecimiento del dólar ante todas las monedas, especialmente contra las emergentes, en donde las más perdedoras han sido la lira turca y el peso mexicano. En Turquía, el actual dictador Recep Tayyip Erdoğan, se opone a incrementos en la tasa de referencia. Esto es ver al presidente de un país obstruyendo el actuar y la autonomía del Banco Central.
En un entorno altamente inflacionario, Turquía también tiene que responder con alzas y el presidente se niega. ¿La consecuencia? salida de capitales ante esta imposición presidencial y sobre todo por la falta de confianza que esto genera. Pues en los últimos 15 días la lira ha perdido 14% y el peso 10%. En promedio las monedas han perdido 6% contra el dólar.
¿Por qué el peso ha perdido tanto? Pienso que son 3 factores globales y un factor local:
1.- Las medidas que está implementando la FED de disminuir la liquidez y la posible subida de tasas en 2022 en lugar de 2023.
2.- La nueva variante Ómicron.
3.- Turquía con lo que ya expliqué, que sobretodo les pega a las monedas emergentes y
4.- La designación y propuesta de Victoria Rodríguez Ceja como futura gobernadora del Banco Central.
Decir en qué porcentaje nos pega esta última es complicado de precisar, pero sin duda y sin cuestionar su preparación y conocimiento técnico, preocupa su nula experiencia en el Banco de México. Hay otras dos cosas que preocupan mucho: la llegada en un momento muy crítico por la inflación, y la autonomía que podría tener el Banco con ella en la Gerencia General.
Creo que al interior del Banco hay buenos candidatos y con mayor experiencia, sin embargo, es común ver que los presidentes opten por gente de su confianza. Hoy es la presentación y ratificación en el senado para que quede aprobada para ocupar el cargo el próximo año. A ver cómo reacciona el peso ante esta inminente ratificación.
Creo que si en algo mejora el entorno externo y las noticias sobre esta nueva variante no son tan negativas, puede volver debajo de los $21 pesos por dólar, pero si lo local no mejora, difícilmente podrá apreciarse mucho.
@juansmusi

Continuidad y ratificación

Considero positiva la noticia de que Jerome Powell se quede al frente de la FED por otro término más de 4 años -recordemos que al banquero central lo designó Trump- pero no sólo por venir de la oposición, todo es malo; también hay reconocimiento e institucionalidad. ¿Por qué Biden, que también había nominado a Lael Brainard, se queda con Powell? Creo que la respuesta es muy sencilla: porque hace bien su trabajo.
Habrá quien diga que Powell no ha hecho bien su trabajo porque la inflación está fuera de control; pero eso no habla de su trabajo como banquero central; hoy la inflación está alta en prácticamente todo el mundo occidental y en algunos países en Asia.
El señor Powell ha sido institucional, autónomo y jugó un papel decisivo en la gestión de la pandemia, en donde los apoyos y la impresión de dinero jugaron un rol muy importante. Biden señaló que con el liderazgo de la FED y su gobernador, la economía de EU estará fuerte y sólida, incluso más que antes de la pandemia.
La certeza de que un respetado banquero central continúe, es una buena noticia para el mercado. Recuerden que ya la primera acción de bajar el volumen de recompras de bonos mensuales empieza, disminuyendo $15 mil millones de dólares al mes (unos $120 mil millones de dólares mensuales) y podría concluir entre abril y julio del 2022.
En cuanto a la política monetaria y el alza de tasas, prácticamente toda la junta de gobierno de la FED, que integran los demás vicegobernadores, han estado de acuerdo en no subir la tasa de referencia hasta que no termine el programa de recompra de bonos.
Con lo anterior, podríamos pensar que en la segunda mitad del 2022 vendría el primer movimiento. Esta semana se publican las minutas de la FED, del Banco Central Europeo y del Banco de México.
Y hablando de continuidad y ratificaciones, la semana pasada también se dio una buena noticia en el plano nacional: la calificadora Moody´s nos confirmó la calificación de México en “Baa1 con perspectiva negativa”, es decir, ratificó el actual nivel por arriba del grado de inversión, pero advirtió que, si se aprueba la reforma energética, la podría disminuir.
Esta ratificación desde mi punto de vista se sintetiza en lo siguiente: México ha hecho una buena labor de continuidad en las finanzas públicas y en la disciplina fiscal, pero ha ahuyentado mucho a la inversión y provocado un desinterés local y global por el país.
La cancelación de diferentes proyectos de infraestructura y el posible cambio en materia energética podría llevarnos a perder el grado de inversión a pesar del buen manejo económico.
Esta semana empieza la temporada de compras navideña, el jueves con el día de acción de gracias y el viernes con el “Black Friday” y luego el lunes con el “Cyber Monday”. Este es sin duda el periodo de compras y consumo más importante del año.
Los reportes del último trimestre de las empresas que reportan en bolsa, siempre son muy interesantes por este gran ímpetu en el consumo navideño. Además, se miden los datos de consumo y gasto, y desde luego es un período de gasto y endeudamiento importante.
El tipo de cambio se ha presionado mucho y considero que puede bajar hacia adelante. La principal razón de la depreciación es la nueva ola de contagios de Covid, que podría traer con ello medidas de confinamiento. Alemania y Bélgica ya han anunciado algunas medidas preventivas y de cierres parciales; en esta última, provocó protestas y alborotos sociales.
Tendremos una semana corta en materia de mercados porque en Estados Unidos el jueves y viernes son inhábiles.
@juansmusi​​​​​​​

Transitoria

Fue la palabra que utilizó la Reserva Federal en Estados Unidos para describir a la inflación. Por transitoria se entiende que sería temporal y que no llegaría para quedarse. Estamos a la mitad del onceavo mes del año y la FED sigue afirmando lo mismo. Allá, la inflación anual está en el 6.2%, muy por arriba de la meta de 2% más menos uno. A proporción es mucho mas alta en ese país a lo que está siendo en otras partes del mundo, incluido México.
Jerome Powell (quien en febrero próximo termina su primer ciclo y podría quedarse o salir) en todas las oportunidades que ha tenido ha buscado tranquilizar al mercado y ya empezó a hacer cosas para buscar disminuir el aumento de precios. Ya comenzó el “tapering”, la disminución en la recompra de bonos por $15 mil millones de dólares mensuales. Donde han sido muy enfáticos es en la política monetaria y siguen diciendo que las tasa no aumentarán hasta el 2023.
La verdad esto último sin que sea transitoria la inflación, veo difícil que se cumpla. Creo que, de seguir así, la FED tendrá que aumentar tasas en 2022. No extraña nada, ni a nadie que, si todos padecemos de inflaciones altas, allá sea más grave el problema por la cantidad de dinero que se ha impreso.
En México para responder a este problema, Banco de México resolvió subir la tasa a 5% el jueves pasado. La junta de gobierno por 4 votos a 1 decidió aumentar 0.25%. De nuevo Gerardo Esquivel fue el voto disidente. De verdad no entiendo que puede estar viendo para votar en contra. Veo en estos momentos más oportuno subir 0.50% que decidir no mover la tasa de referencia.
Todavía queda una junta más en diciembre y dada la situación en donde también estamos al 6.1% la inflación anual, nuestro Banco Central seguro aumenta la tasa a 5.25%.
Que difíciles años, 2020 por la pandemia, 2021 por ser un año de recuperación, pero con innumerables complicaciones de logística, abasto y satisfacción de la demanda. Esperemos que 2022 sea menos rudo con la clase trabajadora y emprendedora, así como para la mayoría de las empresas. Lo realista será pensar que puede ser un poco mejor, pero no mucho.
En materia financiera será muy interesante porque pueden seguir aumentando tasas y empezar en los países industrializados este proceso alcista. Los entornos de aumento de tasa suelen ser complicados, encarecimiento del crédito, fortaleza del dólar, ajustes en bolsas y una paulatina desaceleración económica y que trae consigo una baja en la demanda y con ello, baja la inflación.
Con todo lo anterior el tipo de cambio ha seguido presionado y podría tener un movimiento de apreciación pequeño si el mercado asimila esta alza y la que podría venir. El precio del petróleo seguirá alto y también es importante para la relación peso-dólar y lo que más ayudaría sería ver empezar ceder a la inflación en Estados Unidos y que el discurso de Powell sobre la transitoriedad haga sentido.
Se reúnen Xi Jinping y Joe Biden, vale la pena ver que tanto se puede rescatar esta relación que en muchos sentidos rompió Trump.
@juansmusi​​​​​​​
1 2 3 4 5 24