¡Dichosa! Mujer estéril.

Por *Juan Alberto Echeverry

Sab 3,13 Dichosa la mujer estéril que se ha mantenido irreprochable y no ha tenido relaciones prohibidas: recibirá el premio merecido cuando el Señor venga a juzgar a los hombres!
14 ¡Dichoso también el castrado que nunca cometió ninguna maldad ni tuvo malos pensamientos contra el Señor: por su fidelidad recibirá una recompensa especial y un lugar muy agradable en el templo del Señor!

El anhelo de millones de mujeres y matrimonios en el mundo entero, es poder tener el don de ser padres, sin embargo, hay muchísimas mujeres que a pesar de ese anhelo ferviente, su vientre no se ha abierto a la vida, y con mucha razón sufren, lloran y mantienen una batalla interior. No obstante, también hay un camino de felicidad para quienes no han podido concebir un hijo.

Si acaso esa es tu situación, piensa con sensatez, que por algún motivo Dios o la vida no lo han permitido. Sin dejar de orar, clamar y trabajar por ese don, dedícate a buscar tu felicidad. Vuelca tu vida al servicio de Dios y de los demás, y tendrás la recompensa que Dios regala a sus hijos amados. Abraza tu realidad presente y esfuérzate por crecer en virtudes y conocimiento, recuerda que los tiempos que vivimos son cada vez más complicados moralmente y no vale la pena que ensucies tu vida con el pecado, o te la pases amargada(o) por aquello que no llega.

Ciertamente la maternidad es hermosa y sin embargo, cuántos padres sufren terriblemente por hijos enfermos, descarriados, asesinos, drogadictos, rebeldes y a veces, viven unos cuadros terriblemente dolorosos sin poder hacer nada por sus propios hijos.

Si te dedicas a dar de lo que tienes, a vivir la vida disfrutando sencillamente cada momento, a crecer espiritual e intelectualmente, te aseguro que encontrarás tu verdadera felicidad, y tal vez las obras que realices, se convertirán en muchos hijos amados, tal como lo ha prometido el Señor, en el siguiente texto bíblico. He sido testigo también de muchos hogares estériles, que ahora tienen cientos de hijos espirituales y son profundamente felices. Son personas que traen bendición a su familia, sobrinos, empleados, huérfanos y sociedad en general.

Isa 54,1 Da gritos de alegría, mujer estéril y sin hijos; estalla en cantos de gozo, tú que nunca has dado a luz, porque el Señor dice: “La mujer abandonada tendrá más hijos que la mujer que tiene esposo.”

Así que ánimo, levántate de la amargura, haz santamente lo que esté en tus manos por hacer, mira con otros ojos la esterilidad, pero no te agobies más, deja que Dios disponga el mayor bien en tu vida, y confía en su perfecto plan.

Oración: Dios Padre de amor: Una vez más vengo a tu presencia con el corazón compungido. Tú conoces el anhelo profundo de mi corazón por ser mamá (papá), pero si esto no es posible por algún motivo que yo desconozca, te pido que me regales la paz interior, la serenidad y la felicidad que mi corazón anhela. Te pido en el nombre de Jesús, que este anhelo no se convierta en mi vida en un ídolo que me esclaviza, sino más bien, confiando en tu amor eterno, pueda dedicar mi vida a servir a los demás con entrega absoluta, y a crecer espiritual e intelectualmente. Hoy declaro con todas las fuerzas de mi corazón que acepto tu perfecta voluntad en mi vida y me levanto en el nombre de Jesús a conquistar mi felicidad. Si por algún motivo llegare a tener el don de la maternidad (paternidad), la acogeré con el mismo a mor que vivo cada día de mi vida, porque el mayor regalo que me has dado, es poderte conocerte y amarte a Ti que eres el verdadero amor eterno. Hoy quiero interceder por todos los padres de familia del mundo entero, que sufren a causa de sus hijos. También oro por todos los huérfanos que han sido abandonados, carentes de amor o maltratados, para que encuentren verdaderos padres espirituales que los acojan y los amen. Oro por las mujeres que están pensando abortar, para que por tu misericordia, envíes gracias de conversión a sus corazones. Amén.

*Facilitador católico Director de la FUNDACION CATÓLICA IMMAH

La FDA afirma riesgos del anticonceptivo Depo-Provera

Fuente: C-Fam

La FDA critica duramente, y la OMS minimiza, riesgos del anticonceptivo Depo-Provera

By Rebecca Oas, Ph.D | October 31, 2015

NUEVA YORK, 30 de octubre (C-Fam) Una semana antes de que inicie una enorme conferencia mundial sobre planificación familiar en Indonesia, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó una breve declaración que reitera su postura de que los anticonceptivos inyectables son seguros (cualquiera sea su duración) incluso para las adolescentes, pese a que se los asocia con la pérdida progresiva de densidad ósea y otros efectos secundarios perjudiciales.

Esto fue poco después de que la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), ampliamente reconocida como «el patrón de oro» en seguridad farmacológica, rechazó el pedido de que retirara su fuerte advertencia de «etiqueta negra» y reiteró su preocupación por los efectos secundarios a largo plazo de dichos anticonceptivos en la salud de la mujer.

Las mujeres de todo el mundo que desean posponer o evitar el embarazo mencionan el riesgo para la salud como uno de los motivos más frecuentes para no usar anticonceptivos modernos.

La ciencia respalda sus inquietudes. En este caso, se asocia los anticonceptivos inyectables que contienen acetato de medroxiprogesterona de depósito (DMPA, por sus siglas en inglés), también conocido como Depo-Provera, con la disminución de la densidad ósea, el incremento en el riesgo de padecer ciertos cánceres y mayor peligro de contraer VIH.

El año pasado, Pfizer (fabricante de la droga), la Fundación Gates, Usaid y otros grupos anunciaron una importante colaboración para aumentar el uso de anticonceptivos inyectables entre las mujeres pobres de los países en desarrollo valiéndose de una jeringa no reutilizable llamada Sayana Press.

Conscientes de la iniciativa mundial a favor Depo-Provera y del peso que conllevan las advertencias de la FDA, dos médicos presentaron una solicitud en 2013 que instaba a la FDA a retirar la advertencia de etiqueta negra, sosteniendo que «ha perjudicado la salud pública en los Estados Unidos y en todo el mundo». Uno de ellos es asesor de una empresa que comercializa el Depo-Provera y el otro es un abierto defensor del aborto que afirma que éste es más seguro que el parto.

El pedido dice que la etiqueta de advertencia es «inconsistente con la evaluación de importantes organizaciones médicas y de salud pública en todo el mundo», y menciona, en particular, a la OMS.

La FDA negó el pedido de forma muy clara. La dra. Janet Woodcock, directora de evaluación e investigación farmacológica, enfatizó que «[a]unque la FDA considera las opiniones y análisis de otros organismos sanitarios de renombre, en última instancia se atiene a su propio análisis independiente de la información disponible para tomar decisiones normativas».

Woodcock cuestionó con fuerza la acusación de que la FDA estuviera perjudicando la salud pública mundial al resaltar los riesgos del Depo-Provera. Si la etiqueta de advertencia ha llevado a la disminución en el uso del fármaco: «creemos que una menor preponderancia en el uso prolongado de DMPA es un beneficio para la salud pública».

La FDA manifestó preocupación «por el hecho de que las usuarias adolescentes estaban perdiendo densidad ósea en un momento de la vida en el que deberían estar experimentando aumentos significativos» y que la recuperación de ésta tras descontinuar el uso del Depo-Provera es lenta y puede no ocurrir en absoluto.

La FDA enfatizó que, como el Depo-Provera no ha estado en el mercado el tiempo suficiente como para determinar sus efectos a largo plazo en las mujeres después de la menopausia, momento de la vida en el que las mujeres sufren las consecuencias más graves de la osteoporosis, puede que no se conozcan aún sus riesgos más serios para la salud. Dado que las regiones del mundo a las que se apunta con la mayor comercialización y uso del Depo-Provera son también áreas con la menor cantidad de datos disponibles sobre osteoporosis (y con el menor acceso a atención médica), las advertencias de la FDA son particularmente oportunas, ya que el envejecimiento surge como un problema importante en todo el mundo.

Es probable que los gobiernos, los organismos de la ONU y las agrupaciones de planificación familiar que están gastando millones de dólares para distribuir el Depo-Provera en los países en desarrollo desoigan las advertencias de la FDA y se refugien en las afirmaciones de la OMS sobre su seguridad.

¿ABORTO POR VIOLACIÓN?

Por Germán Ambrosio M.

El aborto justificado en casos de violación es de las falacias más frecuentemente usadas como herramienta de adoctrinamiento para defender y perpetuar como “lícito” el negocio multimillonario de la matanza de bebés no nacidos, que es lo que se realiza en el aborto. Dentro de una campaña bien orquestada, se escucha en distintos medios de comunicación entrevistas o cápsulas donde se dan a conocer cifras manipuladas que buscan crear en la audiencia la aprobación del aborto; de entrada siempre usan el eufemismo “ILE” (Interrupción Legal del Embarazo) que es simplemente asesinar al niño por nacer, y mencionan cifras donde por ejemplo se dice que de cada 10 mujeres que abortan 4 de ellas, lo hacen porque han sufrido una violación.

Ciertamente una violación es un hecho trágico que nadie le desea vivir a ninguna mujer, más ello no implica ni es justificación para que se persiga al inocente en el vientre materno dictándole sentencia de muerte automática. Recordemos que nuestra dignidad como seres humanos, que lo somos ya desde el momento de nuestra concepción, seres humanos en desarrollo, así como el derecho a la vida en ningún momento se ven disminuidos debido a las circunstancias y el contexto en que fuimos concebidos, es decir, no tenemos menos derecho a vivir o ninguno, porque hayamos sido concebidos producto de una relación de adulterio, de un caso de acoso sexual, o de trata de blancas y prostitución, o simplemente porque hayamos sido no deseados.

Al querer argumentar que porque la mujer ha sido embarazada en un caso de violación, y apelar a la compasión que se debe tener a toda mujer que es agredida en estas circunstancias, es suficiente para decir que darle muerte a su hijo por nacer es algo lícito, es un error y en todo caso esta compasión natural por quien sufre un hecho violento, al manipularla para justificar lo injustificable, se vuelve en una falsa compasión y esta es la razón por la que se convierte en una falacia, sabiendo que una falacia es una mentira que parece verdad. ¿Se dan cuenta del engaño?

Al lanzar spots publicitarios que contengan argumentos manipulados como el que estamos comentando buscan masificar a la población en una mentalidad abortista y antinatalista. De hecho, nunca escucharemos a los pro aborto mencionar qué es lo que se debe hacer con el violador, para que no vuelvan a ocurrir casos violentos y no exista la posibilidad de que mujeres sigan siendo violentadas dos veces: la primera por su agresor sexual y la segunda en el proceso del aborto, y los daños que implica el síndrome post aborto. Ciertamente se debe pensar también en el inocente no nacido, que por cierto nadie se pregunta qué sexo tiene el bebé por nacer, porque si es femenino, ¿por qué las mujeres pro aborto que dicen defender a la mujer, no defienden a la mujer más indefensa que es la que está en el vientre materno? ¿Curioso no?

Aborto y anticoncepción siempre van unidos, son dos ejes fundamentales de la industria abortista, y de la agenda anti natalista internacional, por eso existen tales campañas en nuestros países, buscando que desde temprana edad se instruya a nuestros hijos al uso del condón y de anticonceptivos, que brindan una falsa seguridad, y los mete en una espiral de fallos, y errores que llegan muchas veces a lamentar el resto de sus vida. Por eso si falla el condón o los anticonceptivos (y saben de antemano que fallarán) te ponen enseguida a tu alcance el aborto legal: ¡Negocio redondo!

Negocio que recién hemos llegado a saber, ve incrementadas sus ganancias por la venta de órganos de bebés abortados tal como lo hace la trasnacional, abortista y multimillonaria Planned Parenthood

Considerando los intereses mezquinos que mueven a los gobiernos con sus “políticas poblacionales” e instituciones de salud, así como industrias farmacéuticas y abortistas que implementan estas campañas que mal informan a la sociedad, y que por lo visto continuarán. Lo que podemos hacer y debemos hacer para contrarrestar esto, es desde el hogar informar y educar de forma adecuada a nuestros hijos en una sexualidad sana, que es la que tiene como base el respeto a uno mismo, a su cuerpo y dignidad y que a su vez lleva a respetar al prójimo, no viéndolo como objeto; debemos educar en la castidad y en la abstinencia. Hacer ver a nuestros jóvenes que adelantarse a vivir algo que es exclusivo y adecuado solamente dentro del contexto del matrimonio, sólo trae dolores de cabeza, sino lo hacemos así seguiremos viendo como el gobierno y los promotores del libertinaje sexual y el aborto ensucian la mente de nuestros hijos.

Debemos estar bien alertas a lo que escuchamos y vemos en medios de comunicación que difunden sin el menor escrúpulo ideas manipuladas, saber qué conceptos como “salud reproductiva” “ILE” “Derecho a decidir” “Libertad de género” “derechos reproductivos”, solo son lobos con piel de oveja, que buscan destruir la vida, la dignidad del ser humano y la familia .

Información y formación es lo que nos ayudará a hacer la diferencia y hacernos inmunes a tales ataques ideológicos malintencionados.

¿Qué implicaciones éticas tiene crear un banco universal de esperma?

Por *Justo Aznar
Madrid, 02 de octubre de 2015 (ZENIT.org)

Uno de los retos éticos de mayor calado es tratar de sustituir la procreación natural por la producción artificial de niños por técnicas de reproducción asistida. Esta tendencia se ve impulsada con la ideología de género, que trata de eliminar en la sociedad la familia y especialmente el matrimonio entre hombre y mujer como sustrato natural e idóneo para la generación de la vida. No habría, según esta ideología, por qué limitar la procreación al ámbito de la familia tradicional; se trataría de promover la generación de hijos sin sexo al margen de la unidad familiar. Por tanto, ya no sería necesaria la pareja, y el individualismo más rampante trataría de imponerse.

Ahora se quiere dar un paso más en esta dirección cuando un ginecólogo de Dundee (Escocia) propone crear un banco universal de esperma que pueda ser utilizado preferentemente por varones jóvenes. Afirma que a partir de 35 años y sobre todo a partir de los 40 el esperma puede ser portador de alteraciones genéticas que podrían ser transmitidos a los hijos, por lo que manifiesta que lo mejor sería que los varones conserven congelado su esperma obtenido a la edad de 18 años (BBC News website, 25-junio, 2015).

Esta iniciativa es pareja a la de la promoción de la crio conservación (congelación) de óvulos de mujeres jóvenes que desean retrasar su maternidad, y que serían fecundados e implantados en edades maduras con la finalidad de minimizar los riesgos de alteraciones genéticas asociados a la edad, tal como hemos publicado en un reciente artículo (Aznar J, Tudela J ¿Es ético congelar ovocitos para retrasar la maternidad por motivos laborales? Cuadernos de Bioética XXVI; 141-145, 2015).

En el mismo se analiza la licitud ética del intento de retrasar la maternidad de las empleadas de las compañías Apple y Facebook mediante la asignación de incentivos que incluyen la financiación de los procesos de crio conservación de óvulos junto a otros, con el fin de que la maternidad no interrumpa su actividad laboral en su juventud, postergándola hacia una madurez en la que la fertilidad puede verse comprometida. La utilización de óvulos congelados en esta edad madura minimizaría los riesgos antes mencionados, aunque como se detalla en el artículo, la evidencia científica cuestiona esta afirmación.

Ciertamente, la propuesta de congelación de esperma y su almacenamiento en bancos universales, carece de fundamentación médica y ética. Lo que pretende, sin embargo, es dar un paso más hacia los hijos sin sexo. Todos producidos en un laboratorio.

Diversos profesionales del área ginecológica han ridiculizado la idea entre ellos Adam Balen, presidente de la Sociedad Británica de Fertilidad, que muestra su criterio opuesto a crear un banco universal de esperma, afirmando que esta práctica “no solamente propone una procreación artificial, sino que también quiere transmitir un falso sentido de seguridad, cuando se sabe que la tecnología no garantiza la posibilidad de poder tener un hijo”, a la vez que afirma que el esperma congelado es menos fértil que el fresco, además de que esa práctica avoca a la pareja.

Irremediablemente hacia la fecundación in vitro, con los problemas asociados que ello conlleva y que no deben obviarse.

También Sheena Lewis, presidenta de la Sociedad Británica de Andrología, ha manifestado respecto a la propuesta de Smith «que los hombres deberían pensar en crear una familia siendo más jóvenes, pues la edad idónea es entre 20 y 30 años».

Como hemos comentado, es un paso más en este caso sin ningún fundamento científico, para promover la procreación artificial fuera del matrimonio y de la relación sexual y de esta forma crear el ambiente propicio para que se pueda ir pensando que el matrimonio es una institución obsoleta y que la paternidad-maternidad puede ser ejercida fuera de la relación y el amor conyugal, algo que ni la sociología ni la recta moral apoyan.

Justo Aznar y Julio Tudela
*Observatorio de Bioética Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir

Aborto y salud pública

Uno de los principales argumentos que se esgrimen para despenalizar el aborto es que éste constituye un problema de salud pública que afecta a un sector significativo de la población, en razón del elevado número de abortos clandestinos que se producen, los que en Chile fluctuarían entre cien y trescientos mil al año.

Con todo, esta cifra resulta absolutamente imposible, puesto que como se trataría de abortos clandestinos, sus condiciones sanitarias debieran ser, por regla muy general, deficientes, lo que ocasionaría un elevadísimo número de ingresos al sistema hospitalario debido a complicaciones posteriores. Ahora, como esto no ocurre, ello demuestra claramente que la cifra es falsa. De hecho, estimaciones bastante realistas arrojan un resultado de alrededor de 15.000 casos por año, con lo cual está lejos de ser un problema de “salud pública”.

Sin embargo, y de manera paradójica para sus defensores, lo que sí constituye un auténtico problema de salud pública, son algunas de las consecuencias que produce la legalización el aborto.

Así por ejemplo, existe abundante documentación que señala que las probabilidades de cáncer de mama aumentan notablemente luego de realizado un aborto, pues éste trunca el desarrollo de sus células para la futura lactancia, células que devienen muchas veces en tumores. Igualmente, está comprobado que luego de una intervención de este tipo, suben las probabilidades de un parto prematuro y de niños con bajo peso, con todas las secuelas que ello trae para la salud de estos pequeños; de embarazos delicados, sobre todo por problemas en la placenta; de conflictos de pareja; y aunque no se quiera reconocer por algunos sectores, de diversas secuelas para la salud mental de muchas mujeres, lo que puede dar origen a cuadros depresivos, al abuso de sustancias e incluso a intenciones suicidas. Todo lo anterior, sin perjuicio de los problemas ocasionados por las propias intervenciones quirúrgicas conducentes a eliminar al no nacido, puesto que a mayor tamaño del niño, ellas resultan más riesgosas para la madre.

En suma, lejos de solucionar un inexistente problema de “salud pública”, dado el real número de abortos que se realizan en Chile y los notables niveles de sobrevivencia materna que tenemos, una ley de aborto crea uno real y en mucho mayor escala para buena parte de la población, no solo para las mujeres.

En consecuencia, y dejando al margen aspectos morales, si desde un punto de vista solamente técnico no constituye una real necesidad y por el contrario, genera reales problemas de salud pública, ¿para qué seguir empeñados en legalizar el aborto?

*Max Silva Abbott
Doctor en Derecho
Profesor de Filosofía del Derecho
Universidad San Sebastián

Madres subrogadas para alquilar sus vientres

1,5 21 Palabras. Tiempo de lectura 6:00 aproximadamente.

Subrogar es reemplazar. Se llaman madres subrogadas o madres de alquiler de su vientre, a las que lo prestan, mediante contrato mercantil y precio, para que les implanten los embriones de otras personas, producidos in vitro y que una vez fecundados los gesten para otros, durante los nueve meses de embarazo. Cuando nazca el niño, lo tienen que entregar a los que pagaron el contrato.

Después de traer al mundo al o a los hijos, los entreguen al o a los padres, que indique en el contrato. Es una compra-venta de niños, con el agravante de que para hacerlo, exigen unos grandes estándares de calidad, sin importar los riesgos que le supongan a la madre y al futuro hijo. Incluso algunos esposos, demandan a sus mujeres que se vendan como subrogantes, para conseguir dinero. Esto es una añadida aberración y monstruosidad.

Los tres grandes flagelos de la explotación y violación de los derechos humanos, principalmente de las mujeres más pobres, más desprotegidas, más ignorantes y más marginadas. Es una injusticia social insostenible, pues sustituyen la verdadera función de la auténtica madre.

La subrogación para alquilar su vientre mediante precio, para gestar niños en beneficio de otras personas, que suelen pagar más de $100.000 por niño nacido, aunque en algunos países sea legal.
La prostitución obligada.
El ceder la leche de sus pechos mediante precio, para alimentar a niños ajenos, quitándosela a los suyos. Conocido como oficio de “aña de cría”.
Las madres subrogadas, rompen intencionalmente, el primordial vínculo biológico materno, íntimo, entre madre e hijo, que se produce en el embarazo natural, al tener que entregar el hijo cuando nace.

La práctica de las madres subrogadas, debería estar prohibida, por muy alto que sea el estímulo económico, o aunque sea de forma altruista, ya que somete a la madre y al hijo, a muchos y muy graves riesgos.

Asumir el participar en un mercado ilegal, que trasforma a los niños en “commodities”, los cuales pueden ser gestados, para homosexuales o heterosexuales, que pagan con dinero o favores.
Asumir el tener que ser parte de una injusticia social insostenible, de la explotación de la mujer subrogada, que traspasa la dignidad de las personas, todos los derechos humanos y la ley natural.
Asumir la gran dificultad, para rastrear los orígenes de los progenitores de los embriones en gestación, produciendo hijos con falta de identidad. SAN (Síndrome de agujero negro).
Asumir la gran posibilidad de embarazos múltiples, originando un alto número de abortos, voluntarios o involuntarios.
Asumir la incompatibilidad de la dignidad humana, de la madre subrogada, con sus derechos como persona y madre.
Asumir la función biológica normal, del cuerpo de la mujer, en la letra de un contrato comercial, para aceptar ser un escalón más, en el crecimiento de la cadena del tráfico reproductivo humano, especializado en mujeres y niños no nacidos.
Asumir las enfermedades que lleven los embriones, y que pudieran ser trasmitidas a la madre subrogada.
Asumir que las madres subrogadas, son convertidas en cosas por el mercado, clasificadas para comprar, vender o alquilar, según las condiciones y características determinadas en los contratos propuestos, para los que tienen el dinero y el capricho de comprar ese servicio, normalmente, a mujeres necesitadas.
Asumir que se alquila el útero, para implantar por inseminación artificial o fecundación en vitro, embriones obtenidos de otras personas.
Asumir que se rompe la sagrada relación de madre con hijo, aunque este sea ajeno, pero ha estado nueve meses en el interior de ella.
La verdadera maternidad bien entendida, empieza por el amor al cónyuge y al hijo que va a nacer, por lo que no puede ni debe haber una maternidad, sin ese amor dedicado al cónyuge y padre biológico del futuro niño.

Un niño cuando nace tiene que tener un padre y una madre biológicos, para no ser uno de esos llamados “niños probeta”, hijos de la ciencia, hijos de catálogo comercial, hijos de alquiler de vientre, etc. Después va a ser muy difícil, explicar a esos niños los motivos de su procedencia y quien son sus verdaderos padres, si es que llegan a conocerse.

Las madres subrogadas suelen argumentar “mi cuerpo es únicamente mío y en él mando yo, por lo que puedo hacer con él, lo que me dé la gana”, como al alquilarlo para tener hijos de otros y obtener el dinero que pueda. Es el peligro de ver ellas como normal, lo que no deja de ser más que una grave inmoralidad y un abuso de la técnica sin ética.

Desde que en algunos países, se han legalizado los matrimonios entre homosexuales, que lógicamente no pueden tener hijos por los medios naturales, se han disparado los negocios con las madres subrogadas, localizadas principalmente, en países de bajos recursos.

“Con mi dinero, puedo hacer lo que quiera” dicen algunos, incluso para alquilar el vientre de otra persona, que me produzca mis propios hijos. Estas expresiones y hechos, no les importa que vayan en contra de su salud, contra la ley natural, con la ética más elemental y contra todo principio religioso, sean de la religión que sean.

Las madres subrogadas se enfrentan frecuentemente, a situaciones muy graves y muy difíciles de solucionar, como por ejemplo: Cuando él o los contratantes, no quieren recoger al niño, debido a que han cambiado de parecer, a que viene el niño con problemas físicos, a que se han enfadado y roto sus relaciones como pareja, a que no cumplen los pagos parciales, etc.

Incluso si se produce un múltiple embarazo, el contratador, puede exigir el aborto de uno de los embriones o quedarse solamente con uno de los gemelos que nazcan. Entonces dejan a las madres subrogadas, ante el grave problema de un aborto, o con un hijo en el vientre o recién nacido, que ellas no quieren y deben llevarlo a un orfanato.

Existe el grave trauma psíquico, que se ocasiona a la madre subrogada. Pues aunque en un principio, la mujer que alquila su vientre, está dispuesta a donar el niño tras el parto, durante el trascurso del embarazo, se establece una estrecha relación entre ella y el niño gestado, por lo que es frecuente que la madre subrogada, se arrepienta de haber firmado el contrato y desista de su primera intención, de entregar el recién nacido a los que firmaron el contrato de compra.

Algunos viven el drama de las madres subrogadas, con una consciencia superficial, casi sin darse cuenta, del gravísimo mal que comporta un acto de ese tipo. Uno de los graves problemas actuales, es la falta de sensibilidad y modificación de la relación de los padres, con la acogida de una nueva vida. La transmisión de la vida es un don gratuito de Dios, violentar su concepción natural, es ir gravemente en contra del fundamental principio de respeto a la dignidad humana, tanto de la madre, como del hijo.

El deseo de paternidad, aun cuando susciten comprensión desde un punto de vista humano, tiene como límite infranqueable, la dignidad de las personas y la protección de sus derechos fundamentales. Ni la verdadera comprensión, puede dar la espalda a la verdad.

Hay muchos intermediarios en el gran negocio de la reproducción asistida, los cuales también son responsables, directa o indirectamente, de esta reprobable forma de explotación. El derecho a la integridad del cuerpo, no puede quedar sujeto a ningún tipo de contrato de alquiler.

La industria biotecnológica, aplicable a las madres subrogadas, quiere convertir al ser humano, en un simple recurso disponible y ha descuidado el hecho de que determinas técnicas, por muy legales que sean, influyen directamente al ser humano, en su vida y salud.

Esta industria oferta hijos, dependiendo el precio de sus características y condiciones físicas e intelectuales. Se diseñan a la medida de los precios, del que puede y quiere obtenerlos. Es como ir a un supermercado de hijos, comprar el que se quiere y después quitarle la etiqueta de origen.

No existe el derecho a tener un hijo, lo que existe desde siempre, es el derecho de los niños a tener padres y madres y a conocer sus orígenes. Pero hay leyes injustas, que no consideran los derechos de los hijos. Algunos padres no dicen nada a sus hijos gestados en madres subrogadas, por la vergüenza que les supone a ellos y a los hijos, sin tener en cuenta, las repercusiones que podrían tener, en temas relacionados con las enfermedades de sus desconocidos ancestros.

Detrás de estas prácticas, no sólo está el egoísmo disimulado de algunas personas, que conciben a un hijo, como un objeto de consumo, más que un sujeto de amor; como un capricho y no como un don. Pero no es eso lo único que se debe considerar, al momento de referirnos a este tema.

francisco@micumbre.com

¿CUÁLES SON LOS MITOS PROABORTISTAS MÁS COMUNES?

1. El empleo sistemático de la mentira, como “arma de ataque y de engaño de las masas”. Cuando el Dr. Benard Nathanson, el llamado “Rey del aborto”, después de practicar -directa e indirectamente- 75,000 abortos, y que posteriormente fuera destinado por sus directivos en el hospital, a que estudiara Perinatología (es decir, la especialidad de la ciencia médica que se ocupa en el análisis minucioso desde que el óvulo es fecundado hasta su nacimiento) se percató -con gran dolor y pesar de su parte- que no es que hubiera liberado a muchas madres “de un problema”, sino que ¡había asesinado a 75,000 bebés inocentes e indefensos! Tuvo un súbito cambio de postura, y de ser un activo proabortista, se convirtió en un gran defensor de la vida humana de los niños no nacidos, y a partir de sus descubrimientos, recorrió muchos países dictando conferencias, pláticas, seminarios; publicó libros y editó vídeos, como: “El Grito Silencioso”, “La Mano de Dios”, etc.

Y reconocía -con toda franqueza- que para presionar a los legisladores e impresionar a la ciudadanía norteamericana para que se consiguiera su legalización en 1973, confiesa que usaron estas tácticas:

a) “que eran más de un millón de abortos clandestinos por año”, cuando en realidad no llegaban a los cien mil;
b) “que las mujeres que morían en esa clase de abortos eran diez mil”, cuando la cifra real oscilaba entre 200 a 250 abortos;
c) Y que un serial de mentiras repetidas miles de veces, el público las convierte fácilmente en verdad.
d) Reconoció que, en innumerables ocasiones, manipularon cifras, datos, estadísticas y acuñaron lemas persuasivos, teniendo como aliados, a algunos medios de comunicación, y apostaron por una idea clave: “que los ciudadanos, no se tomarían la molestia de examinar a fondo, si lo que decíamos era verdadero o falso”;
e) Y concluye con una frase estremecedora: “Aprendimos que lo único que se necesita para que el mal triunfe, es que los hombres de buena voluntad simplemente no hagan nada”. Es decir, apostaron por la pasividad e indiferencia de la población norteamericana y lamentablemente tuvieron éxito.

2. Otro mito que se repite constantemente: “En las primeras semanas de embarazo, no existen sino puñado de células informes y a ‘eso’ no se le puede llamar ser humano”. Los estudios más recientes de la Genética demuestran ampliamente que, desde que el óvulo es fecundado o fertilizado, es un ser distinto al de la madre. Tiene un ADN propio, único y original. A los pocos días ya comienza a latir su corazón con su propia sangre y comienzan a formarse los órganos del niño. En la octava semana ya tiene huellas digitales, que son irrepetibles en cada persona, se comienza a desarrollar su sistema nervioso; percibe sonidos e incluso se puede chupar el dedo; si su madre sufre o llora, él bebé se altera también. En cambio, si está alegre y contenta, la criatura se encuentra con paz y durmiendo serenamente. En el ultrasonido se observa a un pequeño “muñequito” con cabeza, tronco y extremidades, por esas etapas pasamos todos los humanos. En ex Secretario de Salud, el Dr. Jesús Kumate, hace tiempo, me hacía esta interesante observación: que había descubierto, a través de sus investigaciones científicas, que el bebé seguía una linea ininterrumpida de desarrollo y crecimiento, que no termina al nacer, sino que continúa en la niñez, la adolescencia, la juventud y hasta llegar a la plena madurez.

3. El mito de que “la mujer es dueña de su propio cuerpo”, con lo anteriormente expuesto, cae por su propio peso, porque no es que la madre -por ejemplo- tenga un quiste o una callosidad, que se pueda extirpar cuando se desee, sino que se trata de su propio hijo, distinto e irrepetible, y con el pleno derecho a vivir. “Abortar es matar, aunque el cadáver sea muy pequeño”, repetía incansablemente el eminente científico francés, Dr. Jerome Lejéune, quien hizo importantes descubrimientos sobre el bebé en el seno de su madre, pero por su valiente y firme postura en defensa de la vida, le fue arrebatado el Premio Nobel de Medicina, que sin duda se lo merecía con creces.

4. Otra gran mentira: “Si se legaliza el aborto, automáticamente el número de abortos clandestinos disminuirán radicalmente”. Desde aquel funesto año 1973, en que no llegaban a cien mil el número de abortos clandestinos en Estados Unidos, actualmente -cada año- se practican más de un millón quinientos cincuenta mil abortos. En México, a ocho años de haberse despenalizado el aborto, se han practicado, ¡más de 140,000 abortos en la Ciudad de México! (cfr. “Excélsior”, 15 de agosto de 2015). Es decir, toda una posible entidad mexicana, en la que podrían haber surgido ciudadanos que trabajen por el bien de nuestra Patria.

5. Podría continuar enumerando muchos más mitos, pero quiero mencionar éste último: “El embarazo es un problema de salud”. A todas luces sabemos que no lo es. Todo lo contrario, la vida significa progreso, desarrollo, fuerza de trabajo, creatividad, generación de empleos… Steve Jobs, el genio revolucionario de la cibernética (inventor, junto con Bill Gates, de las lap tops, ipads, celulares, iphones…), no hubiera nacido, si un matrimonio amigo no hubiese persuadido a su madre que no lo abortara.

6. Lo que podemos afirmar, con absoluta certeza, es que se trata de un lucrativo negocio porque, como sostenía también el Dr. Nathanson: “Es cuestión de aritmética: a 300 dólares cada aborto, y si lo multiplicamos por 1,550,000 abortos, nos encontramos con una industria que produce más de 500 millones de dólares anualmente. De los cuales, la mayor parte van a parar a los bolsillos de los médicos que lo practican”.

Una última reflexión para animar a los ciudadanos mexicanos a que tengamos una participación ciudadana más activa, dejando de lado la pasividad y la indiferencia, y que hagamos todo lo posible por detener y terminar con este silencioso holocausto, lo constituyen las palabras del Dr. Bernard Nathanson: “Aprendimos que lo único que se necesita para que el mal triunfe, es que los hombres de buena voluntad simplemente no hagan nada” (1).

(1) Cfr. Espinoza Aguilera, Raúl, ¿Es Posible Rehacer mi Vida? Historias Impactantes” e “Ideas Claves sobre la Vida y el Aborto, Editorial Minos III Milenio, México. Tels.: 56-15-58-90; 56-15-66-62 y Lada sin costo: 01-800-633-46-81. Correo: ventas@minostercermilenio.com.

VENTA POR PIEZAS

Mientras en nuestro país se busca despenalizar el aborto en ciertas causales, asegurándose que no se ampliará en el futuro ni se convertirá en un derecho de libre demanda (cosa que contradice la realidad mundial), en países más avanzados en esta materia se ha llegado a situaciones francamente indescriptibles.

En efecto, en Estados Unidos, y luego de una investigación realizada por The Center for Medical Progress (una asociación que vela por la ética médica), se ha destapado un escándalo de proporciones, al hacerse público un macabro negocio de tráfico de órganos de bebés abortados que Planned Parenthood –para muchos, el mayor promotor del aborto del mundo–, ha estado realizando durante años.

De hecho, a tal nivel de sofisticación ha llegado este dantesco negocio, que las técnicas abortivas varían dependiendo de cuáles sean los órganos que se pretende obtener, para lo cual se monitorea el proceso ecográficamente.

Así, corazón, hígado, pulmones o algunas extremidades, dependiendo de la demanda de los laboratorios interesados, son sacados intactos para su posterior venta, pese a estar prohibido el tráfico de órganos humanos en Estados Unidos. En consecuencia, estas lucrativas ventas se suman al ya millonario negocio del aborto propiamente dicho, con lo cual se demuestra que la ambición y el descaro no tienen límites.

¿Resulta sorprendente esta situación? En realidad, no. Y no lo es, porque la raíz de la mentalidad abortista es siempre la misma: la cosificación del no nacido, el desconocimiento de su inherente calidad de persona. Por mucho que se maquillen sus causales o se prometa que se legislará solo para casos muy acotados, esta despersonificación resulta evidente, pues si de verdad se considerara al no nacido como uno de nosotros, sería imposible tratarlo como en los hechos se hace.

Es por eso que se ha dicho mil veces que el derecho a la vida del otro depende de su misma existencia, de una cualidad intrínseca suya, no de lo que piensen, sientan o quieran los demás a su respecto. De ahí que no se pueda matar a un ser humano inocente porque nos estorbe, produzca fastidio, odio, o porque su presencia altere o trunque nuestros planes de vida. Si de verdad estamos ante “otro yo”, no nos queda más que respetarlo, por mucho que cueste.

En consecuencia, este horroroso escándalo no es más que el lógico desenlace de no querer reconocerle al no nacido –arbitraria e injustamente– su calidad de “otro yo”. Es así cuestión de tiempo para que por esta pendiente resbaladiza, el aborto se convierta en un derecho de libre demanda y se utilicen los restos de estas víctimas inocentes –considerados como simple material biológico– para cualquier tipo de fin. ¿Qué vendrá después?

Max Silva Abbott
Doctor en Derecho
Profesor de Filosofía del Derecho
Universidad San Sebastián

“QUIERO UN LAMBORGHINI”

“I want a Lamborghini (Quiero un Lamborghini)” fue una de las frases que usó Mary Gatter directiva de Panned Parenthood, organización que promueve el aborto en los Estados Unidos, durante la negociación para la venta de órganos seres humanos fallecidos producto de la “interrupción del embarazo”.

Esta conversación fue dada a conocer gracias a que un grupo de personas se hicieron pasar como “clientes” de esta organización y a través de la grabación de un vídeo se evidenció que además de ser una organización que promueve el aborto, lucra con órganos de los seres humanos que mueren tras ser abortados

Este hecho ha sido un escándalo en Estados Unidos por diversas razones. Una de ellas es que esta organización recibe anualmente donativos de más de 500 millones de dólares. Ha sido indignante que Planned Parenthood se promueva como una “fundación sin fines de lucro” y que a su ves haga negocio con los cuerpos humanos.

Muchos políticos del Partido Republicano e incluso Hillary Clinton del Partido Demócrata, que además se ha declarado a favor del aborto, se han pronunciado en contra de esta organización pidiendo que se les suspendan los donativos. A su ves, muchas empresas (bienhechoras de Planned Parenthood) se han desmarcado de esta “fundación” y han empezado a retirar sus apoyos.

Durante el video Mary Gatter menciona que el cuerpo de un ser humano abortado va de los 30 a 100 mil dólares y que además se ofertan corazones, pulmones, higados, extremidades, entre otros…

Cabe mencionar que Planned Parenthood, además, financia a muchas organizaciones similares en diferentes partes del mundo. En México, Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE) y Fundación Mexicana para la Planeación Familiar (Mexfam) reciben apoyos económicos de esta organización y son reconocidas en nuestro país como instituciones que promueven arduamente la legalización del aborto.

El siempre polémico tema del aborto vuelve a salir al debate público, no sólo en los Estados Unidos, sino en el mundo entero. Existen muchos eufemismos para legitimar al aborto: “interrupción legal del embarazo” o “derecho a decidir”. Lo claro es que existe mucho dinero de por medio y que antes de ser una causa que promueva la libertad, es una estrategia que busca el enriquecimiento personal.

Me pregunto ¿qué tan lejos estamos de las acciones del holocausto nazi?. Recordemos que la Alemania nazi vendía productos de limpieza y del hogar, elaborados con tejido extraído de los cuerpos humanos fallecidos en los campos de concentración.

Hoy organizaciones como Planned Parenthood (en Estados Unidos), GIRE y Mexfam (en México), promueven supuestos “derechos” y “libertades” y se declaran “a favor” de la mujer. Pero me vuelvo a preguntar ¿quién está con esa mujer después de abortar? ¿quién atiende los síndromes post aborto que sufre 1 de cada 3 mujeres? ¿quién previene (eficazmente) que la mujer se embarace a temprana edad?

Es una aberración promoverse como fundaciones que promueven el bienestar de la mujer, cuando al final lo único que hacen es utilizar a mujeres vulnerables para lucrar con su necesidad. La mujer debe ser protegida, pero no a través de falacias y manipulaciones. El aborto no debería ser la primera opción, ni debería ser la única.

Juan Antonio López Baljarg
@Juanlbaljarg

¿Abortaste? ¡La vida sigue!

Por *Maria Josie Hernandez Cabrera

Tal vez fue hace muchos años cuando eras una adolescente. Tal vez fue cuando estabas estudiando o cuando te encontrabas en una mala relación. O tal vez, ya casada y con hijos, te sentiste abrumada con la idea de traer al mundo a otro bebé. Las razones pueden ser miles, pero en mi experiencia dando consejería y acompañando a madres en situaciones similares, he aprendido que las mujeres, escogen el aborto porque se sienten presionadas a hacerlo (por el papá del bebé, por los conocidos, las circunstancias o la misma familia).

A pesar de que el aborto se promueve como una libertad, o con etiqueta de “derecho” o “decisión de la mujer”, ellas acuden al aborto, no por convicción, sino porque se sienten atrapadas y porque nadie les ofrece ayuda o esperanza.

El aborto es una experiencia física, emocional y espiritualmente muy dolorosa; sanar de éste puede ser sumamente difícil por las siguientes razones:

1. Se mantiene en secreto

Por tratarse de un tema tan polémico, la mayoría de las mujeres lo mantiene en secreto, por lo tanto es muy difícil dejar salir los sentimientos que se experimentan después del aborto, y el dolor se queda en el alma.

2. Los síntomas son confusos y pueden tardar mucho en aparecer

Los síntomas del síndrome post-aborto, pueden tardar meses y hasta años en manifestarse. Hay mujeres que sufren por décadas sin saber que su pena está relacionada con su aborto. Muchos psicólogos les diagnostican depresión clínica, trastorno bipolar u otras condiciones, en vez de llegar a la raíz del problema. En España por ejemplo, se ha descubierto que las madres que han abortado antes, experimentan una depresión post-parto mucho más aguda que otras madres, cuando dan a luz a sus otros hijos. ¡Nadie antes había relacionado la depresión post-parto con un aborto anterior!

3. Es un error muy difícil de admitir

Las mujeres creen que admitir que su aborto fue un error y reconocer su sufrimiento, sería una derrota. Una mujer que tomó una decisión que la sociedad califica como buena o necesaria, no puede admitir que “interrumpir su embarazo” le ha causado tanto dolor.

4. Los grupos conservadores las señalan

Dentro de las mismas instituciones que luchan por proteger a los no nacidos del aborto, existen grupos ultra conservadores que critican y señalan a las mujeres que han abortado, sin saber que ellas también son víctimas de este mal.

5. Existe una gran presión social

Por otro lado, el mundo moderno les dice que su decisión fue “libre” y que tomar ese camino era su “derecho”. La sociedad médica dice que el aborto es parte de su “salud reproductiva” y que deben tener acceso a él sin restricciones. Las feministas dicen que ellas deben ser dueñas de cualquier decisión relacionada con “su cuerpo”.

La realidad

Cientos de miles de mujeres en todo el mundo, lloran en silencio y no pueden sanar porque los promotores de esta práctica les han dicho que no tienen derecho a sufrir por esa decisión. Si tú has pasado por esta experiencia tan dolorosa y no has podido superarla, necesitas saber lo siguiente:

¡Hay esperanza!

Existen organizaciones dedicadas a ayudar a las mujeres a superar sus abortos. Les proveen ayuda psicológica, emocional y espiritual para sanar de ese dolor y esa experiencia que les ha robado la paz. Encuentra un grupo de ayuda post-aborto cerca de ti en el siguiente enlace y decídete a sanar: http://www.elvinedoderaquel.org

Necesitas perdonarte

Dios te espera con los brazos abiertos para perdonarte. Acércate a un sacerdote o a un guía espiritual que te ayude a regresar a Él. Ten la certeza de que tu bebé ya te ha perdonado, porque los niños perdonan siempre. Perdonarte a ti misma tal vez será la prueba más difícil; es un camino largo y doloroso ¡pero vale la pena!

Eres digna de amor

Tú eres digna de amor, aunque no quieras aceptarlo porque te hace falta el amor de ese hijo. Dios te sigue amando, aunque te cueste entender que existe ese amor incondicional de Padre.

Mereces ser feliz

Tú mereces ser feliz a pesar de los errores del pasado y aunque ese bebé ya no esté contigo. Tú eres hija de Dios y Él quiere tu felicidad más que tú misma.

Confía en Dios

Dios todavía tiene planes maravillosos para ti ¡es momento de levantarte y confiar en Él!

*Comunicóloga
Bloggera, Traductora, Editora y Locutora, por ocurrencia de Dios,
Defensora de la VIDA y la Familia por vocación.

1 2 3 4