La solución es la vacuna

Lunes para el olvido. El arranque de una nueva semana en donde vuelve a ser el actor principal el COVID. La variante Delta esta cobrando con mucha fuerza nuevos infectados en todo el mundo, empezando por Asia, Estados Unidos, Europa y desde luego el resto del mundo. Es increíble ver como muchos siguen negándose a la aplicación de la vacuna, está científicamente comprobado que te puedes infectar de COVID y esta nueva variante ya vacunado, pero las posibilidades de supervivencia son dramáticamente mayores al de alguien que no lo está.
Sin buscar convencer a nadie y dar argumentos me parece muy atinado el actuar de Emmanuel Macron y espero muchos lideres del mundo lo sigan. Si quieres salir, comer fuera, viajar y acudir a eventos, es obligatorio estar vacunado. Las consecuencias de que esta nueva variante crezca y se expanda de manera exponencial, ya las conocemos, sanitariamente y económicamente puede volver a ser desastroso.
Esta semana y ayer, podría predominar este sentimiento y lo único que puede cambiar el rumbo de nuevo es que siga creciendo el número de vacunados y no las medidas de cierre y confinamiento.
Hoy los países más afectados son Singapur, Tailandia y Japón, en donde paradójicamente arrancan las olimpiadas este viernes. La decisión de no tener público ante esta nueva amenaza y la negación de muchos para vacunarse parece ser atinada.
En países subdesarrollados la velocidad por vacunar también ha disminuido, y parece que en el nuestro no es la excepción. Pasaron las elecciones y con ellas el interés por inmunizar a la población.
En otros temas, la inflación también sigue en el centro de las preocupaciones, tanto en México, como en EE.UU. las recientes cifras siguen sin mostrar una desaceleración o una caída como quisieran ver los bancos centrales.
La FED sigue optimista y pensando que es temporal y que pronto cederá. Entiendo que allá puedan esperar y seguir pensando en que los aumentos de tasa llegarán hasta finales de 2022 o principios de 2023, lo que no entiendo es porque no disminuyen los estímulos monetarios, los programas de recompra, que al final son altamente inflacionarios y que sirvieron en su momento para contrarrestar los efectos de la pandemia. Banco de México es más pesimista al menos en su lenguaje y piensa que será más difícil enfrentarla.
Este jueves se publica la inflación de la primera quincena de julio. Para la FED los aumentos de tasa serán una constante en las siguientes reuniones y rebasar el 5% parece inminente en este 2021. Los bancos centrales de Canadá, Nueva Zelanda, Sudáfrica y China también muestran más preocupación que la FED.
Una buena noticia para el mundo y para la inflación es que los 23 países que integran la OPEP finalmente lograron a partir de agosto un incremento en 400 mil barriles diarios de manera mensual a partir de agosto hasta llegar a 2 millones diarios en el mes de diciembre. Esta noticia de manera inmediata repercute en el precio del West Texas Intermediate que por primera vez en muchos meses baja de los $80 dólares y llega hasta $66.
Esto beneficia a los precios de la gasolina, derivados de petróleo, costo de transportes, fletes e innumerables materias primas. El peso regresa arriba de $20, esperado después del lunes negro, creo que seguirá errático y de momento me mantengo neutral, sin comprar o vender. Y si esta corrección del mercado se prolonga, puede ser atractivo entrar a comprar más.
@juansmusi​​​​​​​​

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *