Presupuesto y bancas centrales

Es obligado comentar el presupuesto, que a grandes rasgos me deja con cierta tranquilidad porque en la parte fiscal la responsabilidad continuará, es decir, es un presupuesto ajustado a la bajísima recaudación producto de una estructura fiscal muy deficiente y que concuerda con  gastar lo  que  se  tiene  sin  endeudarse  más.  Las  premisas  con las  que  fue   elaborado  me  parecen –algunas–  optimistas, como el crecimiento de 2% para el año entrante;  no sólo por México sino  porque  veo un entorno global más complicado, así mismo  debo decir que 2% es un crecimiento, para nuestro país, bastante mediocre. En materia de inflación también me parece optimista porque para mi gusto, 3.4% de inflación con un tipo de cambio de $20.00 se antoja complicado, ya que el mismo tipo de cambio presiona materias primas que obligarán a los productores a repercutirlo en los precios, por tanto el objetivo planteado parece halagüeño.

Pronosticar en 20 el tipo de cambio para el 2019 me parece triste, porque estamos aceptando  que con un peso subvaluado (entre un 10% y un 15%) no tendría posibilidades importantes de apreciarse y ubicarse en una paridad más real. Por otro lado, seguramente y conforme vaya avanzando el 2019 veremos pronunciamientos no favorables de las agencias calificadoras que estarán observando con mucho cuidado a PEMEX y su vulnerable situación, para este punto también se pronostica, a mi juicio, de manera ilusoria  55 dólares por barril; actualmente la mezcla mexicana está en 50.75 dólares según Bloomberg, son casi 5 dólares arriba del valor actual, cuando hemos visto año con año que nuestra producción se ha venido comportando a la baja y se ven dificultades para que dicho precio retome una senda alcista por el entorno internacional.

Así mismo seguramente se cuestionarán si lo que más le conviene a esta paraestatal son refinerías, en lugar de modernización y tecnificación en las plataformas existentes, al igual que inversión en aguas profundas. No es mi tema, pero tampoco me gustó que se destinen más de 150 mil millones de pesos a programas asistencialistas y sociales, por un lado para los mayores de edad y por otro para los jóvenes emprendedores; para mi gusto hay una línea muy fina entre la ayuda que se pretende dar a estos segmentos de la población, o más bien influir desde ahorita en futuras decisiones electorales.

Tampoco me gustó que se destinen 6,000 millones de pesos para hacer un tren maya, que desde ahora se ha anunciado será subsidiado. Como mexicano me duele ver reducciones importantes en ciencia, investigación y tecnología, así como en el deporte; los países más desarrollados, en estos rubros siempre buscan cómo dar más y no menos. Seguimos viendo un entorno global muy pesimista que a nuestro juicio está exagerando, las fuertes bajas en las Bolsas en EEUU no deberían continuar puesto que los indicadores económicos de ese país, todos y cada uno de ellos de manera consistente, siguen mostrando fortaleza; quienes ya están dentro deben permanecer y quienes se encuentran fuera deberían de considerar esta oportunidad de comprar más barato, ya que son activos que pienso pueden subir de precio. Hay decisión de política monetaria hoy en EEUU y mañana en México; en ambos casos creo que los Bancos Centrales subirán su tasa de referencia, en EEUU a 2.5% y en México a 8.25%.

@juansmusi

Diciembre 19, 2018

Deja una respuesta